Escrito por 4:54 pm Economía

A la salida del despacho: Antonio Garamendi, presidente de la CEOEA la salida del despacho:

Foto: Carlos Luján / Europa Press

Por José García Abad 

10 de enero 2024

Antonio Garamendi Lecanda (Getxo, Vizcaya, 1958), casado, tres hijos, uno músico, el segundo fiscalista y el tercero empresario. Educado en los jesuitas desde la primaria, licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, hijo, nieto, biznieto y tataranieto de empresarios, elegido para la presidencia de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales en noviembre de 2018 y revalidado su cargo el 23 de noviembre de 2022, frente a Virginia Guínda, a la sazón vicepresidenta de Foment del Treball  a quien ganó con 534 votos frente a 87 de su opositora. 

A partir de entonces cambia el estatus de Garamendi como presidente que facturaba sus servicios como autónomo y que pasó a estar en nómina de la organización con una remuneración de casi 400.000 euros anuales.

Es su quinto presidente. Su mandato se extiende hasta 2026 dando fin a un largo periodo de zozobras para la organización que se inician desde la dimisión de José María Cuevas (Madrid. Junio 1935-octubre 2008, presidente de la CEOE desde 1984 a-2007. 23 años. 

Ignaciano integral 

Garamendi ha realizado toda su formación escolar, desde la primaria a la universitaria en los jesuitas. Primero interno en el colegio de Getxo donde nació, hasta los 13 años y de los 13 a los 17 en el de Burgos. Se confiesa “ignaciano integral”. Y añade: “Soy un católico liberal que respeta lo que piensen los demás y que intenta ser paciente y generoso con todos los que discrepo. 

Hizo la carrera de Derecho en la Universidad de Deusto a diferencia de otros hijos de empresarios cuyos padres optaron por llevarlos a “la Comercial” donde se formaba a los futuros dirigentes empresariales bajo la batuta del padre Bernaola, una figura emblemática que no solo se ocupaba de la formación de sus alumnos sino también de su colocación en alguna de las grandes empresas vascas en las que siempre había gente de la Comercial que miraban por encima del hombro a los de Derecho. “·El que vale a la Comercial…”  presumían. 

Sin embargo, Antonio Garamendi no se dejó acomplejar y hoy ostenta el orgullo   de ser consejero de la Comercial y de la Deusto Business School donde hace poco dio una conferencia a los ex alumnos donde estaban algunos banqueros como el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri que estudió en la Comercial. Garamendi inició su conferencia diciendo: Me vais a perdonar que me de el gustazo de que un literario como yo imparta una charla en la gloriosa Comercial lo que tiene mucho mérito.

Cuando sale del despacho

Antonio Garamendi toca el piano y compone música. Es aficionado al cine al que dedicó su primera empresa, una productora que realizó la película del primer viaje de Adolfo Suárez al País Vasco. 

¿Qué hace cuando sale del despacho? Con frecuencia asiste a cenas de trabajo, cuando llega a casa atiende a múltiples llamadas telefónicas y se acuesta no antes de la una de la madrugada. Los fines de semana que le pillan en España si puede se acerca a Bilbao, se ve con los amigos con los que pasea por el monte y navega que es su afición predilecta. “Me encanta navegar – lamenta – pero últimamente me toca navegar muy poco”.  

Disfruta leyendo historia pero tiene que leer muchos libros de economía y gestión de negocios.  “Me ha tocado volver a estudiar todos los días los papeles que me traen unos y otros. Tengo un equipo formidable que me informa constantemente de lo que debo saber para estar al día en asuntos a veces complejos”.

Amigos de verdad y adversarios

Tiene muchos amigos, mayormente en Bilbao, con ideologías muy diferentes, los amigos, resalta, somos amigos de verdad. Le pregunto por los enemigos: “Puedo tener adversarios, pero no enemigos – precisa – Yo creo que no soy enemigo de nadie o al menos lo he intentado. 

Decía Diaz Plaja que el pecado capital de los españoles es la envidia y comentaba que los demás pecados le parecían bien pero que no entendía la gracia de la envidia con la que te las pasas canutas. Puede que tenga algún adversario por envidia, pero no tengo noticia de ninguno en concreto. Hombre cuando uno trabaja con independencia, con tus ideas, pero respetuoso con los discrepantes la gente lo entiende y lo valora. Lo que no valora es que hagas la pelota a alguien” 

Personajes que hayan influido en su vida: “Desde luego – me dice – mis padres; mi abuelo con quien he vivido algún tiempo; mi mujer con quien llevo desde los 18 años. La conocí en Getxo, nuestro pueblo y nos forjamos juntos. Más allá de la familia, en el terreno profesional, es un referente para mi José María Cuevas, que me apoyó muchísimo, José María Aguirre, Carlos Pérez de Bricio, Arturo Gil…De todo el mundo se aprende algo, de los que han tenido éxito y de los que no; más de los fracasos que de los éxitos de los que en realidad no aprendes nada. 

Cuando profundizas en la historia te das cuenta que nadie ha acertado o fracasado en todo. Y desde luego tengo que destacar la Corona, una institución fundamental para dar estabilidad al país. 

Pepito Grillo

En alguna ocasión Garamendi se ha calificado como el Pepito Grillo del Gobierno. Me explica: “Es que somos independientes. Somos los que decimos: “Oye Pinocho, te lo estas pasando de puta madre en el parque de atracciones, pero no solo te está creciendo la nariz sino también las orejas y te acabarás convirtiendo en burro. Se lo decimos a Pinocho con mucho cariño. Se lo decimos a Sánchez y a los demás políticos. Estamos en un momento complicado y es lógico que hable con Sánchez, con los ministros, con los directores generales, pero también con Alberto Núñez Feijóo, con quien haya que hablar. 

Insiste en que en CEOE no son políticos pero tienen mucho que decir y que aportar siempre desde tres grandes requisitos que expresa de la siguiente forma: “Primero: Independencia para ser libres y decir lo que queremos. Segundo: Con sentido de Estado. Nos podemos equivocar pero que nadie pueda decir que lo hemos hecho con mala fe. Y tercero lo que es un punto clave que está faltando en España y que yo lo pongo siempre encima de la mesa: Lealtad. Somos leales al presidente del Gobierno sea quien fuere, el que decidan los españoles. Nuestra obligación como institución que representa una parte fundamental de la sociedad civil es ser leal con el Estado”. Aspira a que “todos los empresarios sientan que la CEOE es su casa; que reconozcan que intenté hacer bien las cosas, que nadie pueda decir que no lo he intentado, que no he metido horas en la tarea, que no he trabajado, que no he puesto ilusión y liderazgo, que puedan decir que me he equivocado pero no que no he trabajado para los demás, que era buena persona. Espero que el que venga lo haga mejor como es su obligación”.  

Close