Escrito por 12:47 am Dossier

Balance a mitad del programa del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) de Next Generation EU”.

Informe elaborado por Eurocofin 

 Por Rafael Ordovás Gómez-Jordana, CEO de Eurocofin


El Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR), o Fondo de recuperación y resiliencia (FRR), es un instrumento temporal que constituye el elemento principal de NextGenerationEU, el plan de la UE para salir más fuertes y resilientes de la crisis actual. 

A través del Mecanismo, la Comisión recauda fondos mediante préstamos en los mercados de capitales (gracias a la emisión de bonos en nombre de la UE). A continuación, se ponen a disposición de los Estados miembros para que lleven a cabo reformas e inversiones de gran alcance con el fin de: ➢ hacer que sus economías y sociedades sean más sostenibles y resilientes y estén mejor preparadas para las transiciones ecológica y digital, en sintonía con las prioridades de la UE; ➢ hacer frente a los retos que se han señalado en las recomendaciones específicas por país, en el marco de coordinación de la política económica y social del Semestre Europeo. 

El MRR también es esencial para la aplicación del plan REPowerEU, la respuesta de la Comisión a los problemas socioeconómicos y las perturbaciones del mercado mundial de la energía que provocó la invasión rusa de Ucrania. Para ello, se tiene como objetivo destinar 723.000 millones de euros para invertir en reformas y proyectos a precios de 2022, de los cuales se canalizarían 385.000 millones de euros de fondos en préstamos y 338.000 millones de euros de fondos en subvenciones. 

El Mecanismo, que entró en vigor el 19 de febrero de 2021, sirve para financiar reformas e inversiones en los Estados miembros de la UE que se hayan efectuado desde el inicio de la pandemia, en febrero de 2020, hasta el 31 de diciembre de 2026. 

Los países pueden recibir financiación hasta un importe máximo acordado previamente. Para beneficiarse de la ayuda del Mecanismo, los gobiernos de la UE presentaron planes nacionales de recuperación y resiliencia, en los que se describen las reformas y las inversiones que tienen previsto llevar a cabo hasta finales de 2026, con hitos y objetivos claros. Los planes debían asignar al menos el 37 % del presupuesto a medidas ecológicas y el 20 %, a medidas digitales. 

En cuanto a su funcionamiento, el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia se basa en el rendimiento, de manera que la Comisión solo paga los importes a cada país una vez alcanzados los hitos y los objetivos acordados para completar las reformas y las inversiones incluidas en su plan. Una vez conseguidos los hitos y los objetivos acordados, los gobiernos pueden solicitar el pago (hasta dos veces al año). 

La Comisión evalúa las solicitudes de pago para comprobar si se han cumplido los hitos y los objetivos. En tal caso, desembolsa las cantidades que ha recaudado en los mercados de capitales. 

Balance a mitad del programa del Fondo de Recuperación y Resiliencia 

La Comisión Europea (CE) ha realizado un tercer pago sólo a España que representan en este caso la mitad del total de los fondos asignados. Cinco países han recibido dos pagos de fondos de la UE. Grecia, Croacia e Italia se encuentran entre los principales beneficiarios del programa NGEU, habiendo recibido asignaciones totales de fondos de la UE que ascienden a más del 10% del PIB (del cual se ha desembolsado alrededor del 35%). Grecia e Italia, en particular, han solicitado un tercer pago, pero aún esperan su desembolso por parte de la CE. 

Hasta ahora, la CE ha realizado un pago único a otros 12 países, incluida Rumanía, a la que se asignaron fondos de la UE por valor del 12% del PIB (22% pagado). Al igual que Grecia e Italia, Rumanía solicitó la asignación total de fondos tanto de subvenciones como de préstamos. Ya presentó una solicitud de segundo pago y está a la espera de su desembolso. 

Nueve países aún no han recibido el primer pago. De estos, Bélgica, Estonia, Finlandia y Alemania recibieron fondos relacionados con la prefinanciación, mientras que Irlanda, los Países Bajos, Hungría, Suecia y Polonia aún no los recibieron, ya sea porque no solicitaron prefinanciación (como fue el caso de Irlanda), o porque no fue concedido porque sus planes no fueron aprobados hasta después de la fecha límite oficial de finales de 2021. 

Finales de agosto fue la fecha límite para solicitar apoyo crediticio adicional en el marco del Fondo de Recuperación y Resiliencia (FRR). España, por ejemplo, ya ha formalizado una solicitud (que aún debe ser aprobada) para préstamos por valor de 84.000 millones de euros, o el 7% del PIB, además de subvenciones que actualmente equivalen a alrededor del 6,0% del PIB (como se muestra en el gráfico). 

A finales de agosto, los países también presentaron la integración de sus planes relacionados con el capítulo REPowerEU. Hasta julio, 12 países habían presentado dicho capítulo. Entre ellos se encontraban España, Francia y Portugal. 

Quedan unos tres años para que los países de la UE completen sus planes de recuperación y resiliencia, cuyo éxito será un paso clave en el camino hacia una mayor integración europea.

Foco en España 

En España, los fondos NextGeneration EU han permitido impulsar la política económica para lograr un cambio estructural en la economía española, acelerando el proceso de transición ecológica y digital. 

Tras un intenso trabajo con la Comisión Europea, el 13 de julio de 2021 se aprobó el Plan de Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España, para impulsar un proceso ambicioso de modernización estructural. 

Dicho documento detallaba la primera fase del Plan de Recuperación, con un ambicioso programa de reformas y cerca de 70.000 millones de euros de inversiones y reformas, financiadas con las transferencias del presupuesto comunitario y concentradas en el periodo 2021-2023 para lograr un máximo impacto contracíclico y estructural sobre cuatro ejes transversales: (i) la transición ecológica, (ii) la transformación digital, (iii) la cohesión social y territorial y (iv) la igualdad de género, que venían a cubrir los seis pilares establecidos en el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia. 

Estos cuatro objetivos marcan todas las inversiones y reformas desplegadas desde febrero de 2020, recogidas en 10 políticas palanca y 30 componentes para garantizar la coherencia de las actuaciones en cada ámbito. Además, desde el primer momento, España ha liderado en Europa el despliegue del Plan de Recuperación. 

Ha sido el primer país en recibir tres pagos por el cumplimiento completo de hitos, el primero en lanzar los proyectos estratégicos y en empezar a ver sobre el terreno el impacto positivo de los fondos NextGeneration, tal y como se mencionaba anteriormente. 

Para el seguimiento de la ejecución, el Acuerdo de Ejecución suscrito con la Comisión Europea prevé 220 hitos y 196 objetivos, con un calendario semestral que concentra el 80% de los pagos en los primeros tres años, sobre la base de un programa acelerado de reformas e inversiones que irán logrando sus objetivos hasta 2026. 

Si el año 2021 fue el del lanzamiento del Plan de Recuperación y la aprobación de reformas esenciales, 2022 fue el de la velocidad de crucero en el despliegue de las inversiones y la culminación de las reformas y 2023 está permitiendo tener ya los primeros frutos de este impulso. 

El efecto conjunto sobre las expectativas y las inversiones está aumentando el impacto directo del Plan de Recuperación sobre la actividad económica, más importante todavía en el contexto actual de incertidumbre y cambio. Desde el punto de vista de la gestión financiera, las transferencias del Plan de Recuperación están permitiendo mantener durante el periodo 2021-2023 un elevado volumen de inversión pública en paralelo con la reducción de las ratios de déficit y deuda. 

Los Presupuestos Generales del Estado han incorporado un esfuerzo inversor medio anual de 27.000 millones de euros para 2022 y 2023, financiado con el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia de los fondos NextGeneration EU, habiéndose transferido al ejercicio siguiente los créditos no ejecutados para garantizar el impacto total previsto. Los préstamos del Plan movilizados por la presente Adenda, junto con las transferencias adicionales del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, REPowerEU y los fondos estructurales, permitirán tener un marco estable de financiación durante el periodo 2021-2026. 

Con ello, además de la estabilidad financiera, se podrá mantener un esfuerzo inversor sin precedentes que alargue la fase expansiva del presente ciclo, marque un suelo a posibles fluctuaciones cíclicas y evite el posible efecto negativo de una financiación intermitente o sin continuidad (cliff edge effect). 

Conclusiones 

➢ El Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR), o Fondo de recuperación y resiliencia (FRR), es un instrumento temporal que constituye el elemento principal de NextGenerationEU, a través del que la Comisión recauda fondos mediante préstamos en los mercados de capitales (gracias a la emisión de bonos en nombre de la UE), que a continuación, se ponen a disposición de los Estados miembros. 

➢ El Mecanismo, que entró en vigor el 19 de febrero de 2021, tiene como objetivo destinar 723.000 millones de euros para invertir en reformas y proyectos a precios de 2022, de los cuales destinar 385.000 millones de euros de fondos en préstamos y 338.000 millones de euros de fondos en subvenciones. 

➢ Para beneficiarse de la ayuda del Mecanismo, los gobiernos de la UE presentaron planes nacionales de recuperación y resiliencia, que debían asignar al menos el 37 % del presupuesto a medidas ecológicas y el 20 %, a medidas digitales. 

➢ En cuanto a su implementación, la Comisión Europea (CE) ha desembolsado un tercer pago sólo a España, que representan en este caso la mitad del total de los fondos asignados correspondientes. 

➢ Cinco países han recibido dos pagos de fondos de la UE. Grecia, Croacia e Italia se encuentran entre los principales beneficiarios del programa NGEU. Grecia e Italia, en particular, han solicitado un tercer pago, pero aún esperan su desembolso por parte de la CE. 

➢ Hasta ahora, la CE ha realizado un pago único a otros 12 países. ➢ Nueve países aún no han recibido el primer pago. ➢ A finales de agosto, los países también presentaron la integración de sus planes relacionados con el capítulo REPowerEU. 

➢ Tras un intenso trabajo con la Comisión Europea, el 13 de julio de 2021 se aprobó el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España, para impulsar un proceso ambicioso de modernización estructural. 

➢ Dicho documento detallaba la primera fase del Plan de Recuperación, con un ambicioso programa de reformas y cerca de 70.000 millones de euros de inversiones y reformas, concentradas en el periodo 2021-2023 para lograr un máximo impacto contracíclico y estructural sobre cuatro ejes transversales: (i) la transición ecológica, (ii) la transformación digital, (iii) la cohesión social y territorial y (iv) la igualdad de género, que venían a cubrir los seis pilares establecidos en el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia. 

➢ Estos cuatro objetivos marcan todas las inversiones y reformas desplegadas desde febrero de 2020, recogidas en 10 políticas palanca y 30 componentes para garantizar la coherencia de las actuaciones en cada ámbito. 

➢ Para el seguimiento de la ejecución, el Acuerdo de Ejecución suscrito con la Comisión Europea prevé 220 hitos y 196 objetivos, con un calendario semestral que concentra el 80% de los pagos en los primeros tres años, sobre la base de un programa acelerado de reformas e inversiones que irán logrando sus objetivos hasta 2026. 

➢ Si el año 2021 fue el del lanzamiento del Plan de Recuperación y la aprobación de reformas esenciales, 2022 fue el de la velocidad de crucero en el despliegue de las inversiones y la culminación de las reformas y 2023 está permitiendo tener ya los primeros frutos de este impulso. 

Fuentes

➢ Web oficial de la Comisión Europea ➢ UniCredit Macro Research, Julio 2023 ➢ADENDA Segunda Fase del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Reino de España, Junio 202

Close