Escrito por 6:21 pm Política

Borrell y la dignidad europea

Inmaculada Sánchez*

El español que más alto cargo ostenta hoy en la UE está ejerciendo un liderazgo moral a nivel europeo en torno a la guerra de Gaza sin precedentes. Josep Borrell, Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Politica de Seguridad, está hablando  sobre la masacre de palestinos que lleva perpetrando Israel desde el pasado octubre con una claridad que nunca escuchamos a los diplomáticos. Todavía no hay una posición plenamente consensuada por los 27 en torno al conflicto pero palabras como las de Borrell son las que nos reconcilian con ser europeo.

Esta semana se ha superado la atroz cifra de 25.000 gazatíes muertos desde que Israel iniciara la denominada ‘guerra contra Hamás’ tras los atentados del 7 de octubre. Por concretar el dato, en Ucrania, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha cifrado en unos 10.100 los civiles caídos desde la invasión rusa, que este febrero cumplirá dos terribles años de guerra. El espanto de la bomba de Hiroshima mató, en el día de su explosión, a unos 60.000 japoneses, poco más del doble de los palestinos que ya han sucumbido a los bombardeos del ejército israelí en cuatro meses. Además, el 70 por ciento de ellos eran mujeres y niños. Las cifras sobrepasan cualquier medida conocida de conflictos bélicos recientes. ¿Cómo no reaccionar?

Pese a todo, el inamovible apoyo de los Estados Unidos a la política de hechos consumados del gobierno israelí en Palestina durante décadas ha acallado sistemáticamente las voces críticas con el expansionismo hebreo en los países del denominado ‘bloque occidental’. La Unión Europea, siempre deudora del paraguas de seguridad estadounidense y falta de una política exterior y de defensa común, tampoco se ha salido apenas del guión.

Por eso adquiere más relieve la posición de Borrell. El también vicepresidente de la Comisión Europea ha ido elevando el tono de sus críticas al gobierno israelí según han ido pasando las semanas y la crueldad del asedio a la Franja de Gaza ha crecido en intensidad y número de víctimas.

El socialista dio un paso al frente hace cuatro días en la universidad de Valladolid cuando recibía su doctorado Honoris Causa al afirmar públicamente que el propio gobierno israelí fue quien financió y ayudó a la creación de Hamás para debilitar la posición política y negociadora de la Autoridad Palestina. Un hecho documentado y conocido por buena parte de la comunidad internacional pero que pocas veces ha estado en boca de un dirigente con responsabilidades como las de Borrell.

Esta semana, al inicio de una reunión oficial de los ministros de Exteriores de los 27 con su homólogo israelí, el jefe de la diplomacia europea criticaba el rechazo del gobierno de Netanyahu a la solución de los dos estados. “¿Qué alternativa tiene? ¿Que todos los palestinos se vayan? ¿Matarlos a todos?”, se preguntaba con apabullante claridad ante los periodistas. Borrell añadía que hay que dejar de hablar de paz y empezar a hablar de un proceso integral de solución del conflicto, que solo puede pasar por la convivencia de dos estados, el judío y el palestino que habrá que crear.

El político español abandera la posición que se abre paso en la Unión, pese a las indisimuladas reticencias de Alemania, que, presa de su historia, “entiende” a Israel más que cualquier otro país europeo. También es la del gobierno español de Pedro Sánchez, a quien le ha costado una minicrisis diplomática con Israel que se nos dice “superada”.

No son pocas las derivadas de intereses políticos y geoestratégicos que han de combinarse para alumbrar una salida a un conflicto que dura más de siete décadas pero que políticos en ejercicio, en cargos de tanto relieve como el de Josep Borrell, tengan el arrojo de apostar por la denuncia y la exigencia de soluciones ante dramas como el de los palestinos rearman de dignidad ese club de países ricos al que pertenecemos y llamamos Unión Europea.

Periodista. Exdirectora de EL SIGLO (2011-2023), colaboradora y analista política en TVE, Telemadrid, 20Minutos y otros medios.

Close