Escrito por 1:49 pm Política

‘Caso Koldo’ o Ley de Amnistía: claves de la supervivencia del Gobierno

El ‘caso Koldo’ protagoniza el Pleno de control del Congreso./foto EP

Inmaculada Sánchez

A sus cien días, recién cumplidos este lunes, el Gobierno de Pedro Sánchez todavía no respira con fluidez ni logra andar con soltura. Su difícil supervivencia se complica cada día con nuevos obstáculos y esta semana se han dado cita las dos piezas clave en las que radica su longevidad, Ley de Amnistía y ‘caso Koldo’. La primera podría desencallarse definitivamente este jueves pero con la segunda nadie tiene garantías de hasta dónde llegarán sus consecuencias.

Si los optimistas mensajes transmitidos por el presidente Sánchez a los periodistas que le acompañan en su viaje oficial a Brasil y Chile se confirman, este jueves habrá luz verde en la Comisión de Justicia del Congreso a la Ley de Amnistía. El PSOE habrá dado otra vuelta de tuerca al texto para satisfacer las exigencias de Junts, y los de Puigdemont, esta vez sí, votarán con el Gobierno y sus socios para que la ley pase a pleno y sea aprobada definitivamente en breve.

Este alivio para Sánchez llega, sin embargo, en plena detonación del llamado ‘caso Koldo’ que, lejos de amainar tras el rápido y drástico correctivo aplicado por Ferraz a José Luis Ábalos, ya fuera de la órbita del PSOE desde hace días, ha obligado nada menos que a la presidenta del Congreso, Francina Armengol, a dar explicaciones públicas este martes para desvincularse de la trama.

La expresidenta balear se ha mostrado dolida, afectada por las acusaciones del PP, y ha señalado al gobierno que presidió en las islas durante la pandemia como una víctima más del presunto fraude en la venta de mascarillas por parte de los cómplices del exasesor de Ábalos. Los nombres afectados por el despliegue de fuego a discreción  desatado por los populares son de primera línea. A Armengol se suma el actual ministro de Política Territorial, Angel Victor Torres, que también compró material sanitario a los de Koldo cuando presidía el Ejecutivo de Canarias. Ministros, exministros, la presidenta del Congreso… En Génova están disfrutando con el inesperado ‘regalo’ que les ha llegado de improviso de manos de un antiguo escolta venido a más gracias a su especial relación personal con el entonces poderoso secretario de Organización socialista.

Con todo, la pieza mayor a la que andan rondando desde el PP es la mujer del presidente, Begoña Gómez, a la que algunas interesadas informaciones señalan por su relación con Globalia y su CEO, Javier Hidalgo, cuando era directora del Instituto de Empresa Africa Center, ya que uno de los miembros de la trama, Enrique de Aldama, actuaba de asesor en la sombra del grupo turístico y tuvo algún encuentro con ella. La debilidad del hilo conductor de semejantes relaciones no ha impedido a Alberto Núñez Feijóo espetarle en la última sesión de Control al presidente que dé explicaciones de lo que ha ocurrido en su Gobierno, en su partido “y en su casa”.

La amenaza que pueda suponer para el Gobierno este primer caso de corrupción en tan cercano entorno al presidente podría, sin embargo, ejercer de revulsivo para la cohesión de sus aliados parlamentarios. La votación de la Ley de Amnistía dirá mucho al respecto. Junts habrá salvado otro match point para Sánchez y la negociación por los Presupuestos se presentará mucho más encarrilada con los de Puigdemont. Con los de Junqueras, los socialistas de Illa ya han pactado sus cuentas en la Generalitat y han ‘pagado’ por adelantado a Aragonès el apoyo de ERC.

Si las próximas elecciones vascas, pese al esperado avance de Bildu, confirman un nuevo gobierno PNV-PSE, los votos de jetzales y abertzales en Madrid también se consolidarán del lado de Sánchez y la suma de escaños, pese a la dificultad extrema de cada votación,  podría seguir dando oxígeno a la legislatura.

Nada está escrito en este mandato, visto lo visto en sus primeros cien días. Y habrá que estar atentos a la dimensión que alcance el ‘caso Koldo’ pero el que hasta ahora era el gran obstáculo para el Gobierno, la Ley de Amnistía, podría convertirse en su parapeto.

Close