Escrito por 4:45 pm Dossier

El Foro Económico Mundial identifica la desinformación como uno de los grandes riesgos

ojoavizor.eu

10 enero 2024

El Foro Económico Mundial (FEM) ha publicado su Informe de Riesgos Globales 2024, en el que identifica a la desinformación y la mala información como uno de los principales riesgos a nivel mundial en estos momentos, y el más grave a corto plazo, en concreto para los dos próximos años.

Sus expertos ponen también el énfasis en la ciberdelincuencia y los resultados adversos de la Inteligencia Artificial. Se muestra sin embargo optimistas pues, sostiene que “si bien el desafío de cada uno es grande, también lo es nuestra capacidad de respuesta”.

Se refieren también a la que los redactores del informe denominan las “fuerzas estructurales” como el cambio climático, los problemas demográficos, tecnológicos  y geopolíticos, fuerzas cambiantes que están haciendo que el mundo sea menos estable.

Advierten que las consecuencias ya están afectando a miles de millones de vidas. El clima extremo, la información errónea y la desinformación generadas por la Inteligencia Artificial (IA), la crisis del costo de vida, los ciberataques y la polarización sociopolítica ya están sobre nosotros.

Aumenta la información falsa

Se destaca la influencia creciente de la información falsa en la opinión pública y su capacidad para socavar la confianza en los hechos y las autoridades, por delante incluso, a corto plazo, que la crisis climática, aunque aseguran que esta tendrá más impacto a largo plazo.

La encuesta, que evalúa la gravedad de diversos riesgos en una escala Likert de 1 a 7, asignó a la desinformación un promedio de 4.7, reflejando así su impacto significativo y creciente.

3.000 millones de personas llamadas a las urnas

Anticipan que en los próximos dos años elecciones de gran relevancia convocarán a aproximadamente a 3.000 millones de personas en todo el mundo. En un momento en el que el uso generalizado de la inteligencia artificial está en auge, el foro advierte sobre los riesgos inherentes a la difusión masiva de información errónea y desinformación, lo cual podría socavar la legitimidad de los gobiernos recién electos. El FEM sitúa a India como el país con mayor riesgo. Europa ocupa la octava posición, mientras que Estados Unidos ocupa la sexta. 

Advierte que la presencia de desinformación en estos procesos electorales amenaza con desestabilizar la legitimidad real y percibida de los gobiernos recién elegidos, con riesgos potenciales que incluyen inestabilidad política, violencia y terrorismo.

La IA agrava el problema

El informe señala cómo los avances tecnológicos recientes han mejorado la cantidad, el alcance y la eficacia de la información falsificada, haciéndola más difícil de rastrear, atribuir y controlar. La desinformación y la mala información se personalizan cada vez más para sus destinatarios y se dirigen a grupos específicos, a menudo a través de plataformas de mensajería más opacas como WhatsApp o WeChat.

La identificación de la desinformación generada por IA en estas campañas no será clara. La diferencia entre el contenido generado por IA y el generado por humanos se está volviendo más difícil de discernir, tanto para individuos digitalmente alfabetizados como para mecanismos de detección. Esto plantea un desafío crítico, ya que incluso el contenido etiquetado como sintético puede seguir siendo emotivamente poderoso y difundir información engañosa.

Desinformación y polarización social

El FEM destaca la conexión entre la desinformación y la polarización social. Las sociedades polarizadas son más propensas a confiar en información que confirma sus creencias, independientemente de su veracidad. Esto sienta las bases para una mayor polarización y desafíos a la cohesión social y la salud mental. 

Cuando las emociones y las ideologías eclipsan los hechos, las narrativas manipuladoras pueden infiltrarse en el discurso público sobre temas que van desde la salud pública hasta la justicia social y la educación hasta el medio ambiente, señala el informe.

Gobiernos represivos

Finalmente, el informe advierte sobre el riesgo de que los gobiernos actúen demasiado lentamente frente a la desinformación, enfrentando un equilibrio entre prevenir la desinformación y proteger la libertad de expresión. Existe el peligro de que los gobiernos represivos utilicen un control regulatorio mejorado para erosionar los derechos humanos. Aseguran que en España, la desinformación no forma parte de los cinco principales problemas, aunque sí la erosión de la cohesión social. Estos son los cinco principales riesgos en España: Desaceleración económica; Deuda pública; Erosión de la cohesión social; Escasez de mano de obra; e Inflación.

Close