Escrito por 1:33 pm Política

Es el Momento de Pedro Sánchez. No desaprovechéis la ocasión

Por Carlos Berzosa *


El Rey Felipe VI ha propuesto a Pedro Sánchez como candidato a la investidura de presidente de gobierno, tras la fallida de Núñez Feijoó. No lo tiene desde luego fácil para lograrlo, pero no es una tarea imposible. La diversidad de los grupos parlamentarios que le pueden apoyar supone la necesidad de llevar a cabo una difícil negociación que requiere sin duda una gran habilidad y comprensión por ambas partes. Se trata desde luego de no tirar de la cuerda en exceso tanto por un lado como por otro. Una negociación se basa en un principio fundamental y es que cada uno tiene que ceder para lograr un bien común. 

Uno de los puntos positivos para alcanzar un acuerdo de investidura y en el que creo que habrá consenso entre todos los grupos parlamentarios, que han votado en contra de la investidura de Feijóo, es valorar el resultado del 23J que impide un gobierno PP-Vox. Este sentir de los ciudadanos se ha manifestado ya en la votación en el Congreso, ahora hay que materializarlo apoyando la investidura de Sánchez. Este es un punto que tiene suma importancia, pues de lo contrario se hubiera sufrido un gran retroceso en derechos y condiciones económicas, laborales y sociales, como ya se está viendo en los gobiernos autonómicos y ayuntamientos en los que gobierna la coalición PP-Vox. 

A partir de aquí, se trata además de valorar favorablemente la solvencia que el gobierno de coalición presidido por Pedro Sánchez ha mostrado, en la legislatura pasada, en materia económica y social. Medidas como el ingreso mínimo vital, el crecimiento del salario mínimo, y la revalorización de las pensiones han sido fundamentales para mejorar o sostener las condiciones de vida de importantes grupos de población. Se ha creado empleo que, además, resultado de la reforma laboral, es de mejor calidad fruto de haber conseguido una mayor estabilidad, lo que ha llevado consigo una disminución de la precariedad. No obstante, muchos son los retos pendientes como combatir la excesiva pobreza y desigualdad en rentas, riqueza, y de género, así como conseguir frenar los desorbitados precios de alquiler y compra de la vivienda, al igual que hay que llevar a cabo propuestas eficaces contra el cambio climático y el deterioro ecológico.

En los desastres ecológicos que se padecen, es urgente tratar de salvar la situación tan catastrófica en la que se encuentran el Mar Menor, el Coto de Doñana y las Tablas de Daimiel, que son los casos más graves entre los muchos que se dan en nuestro país. Sin duda, el camino a seguir es conceder derechos a la naturaleza como se ha hecho ya en el Mar Menor, y lo que hace falta es poner en marcha la ley aprobada, y aplicarla en los otros casos mencionados. Unos desafíos éstos, y los citados anteriormente, imposibles de abordar con otro gobierno que no sea el de coalición, pues de gobernar el PP y Vox no solamente no se afrontarán, sino que se agravarán.

Hay que poner de manifiesto que, a pesar de las medidas económicas y sociales puestas en marcha, la inflación ha contrarrestado algunos de los beneficios obtenidos. La inflación, sin embargo, no es causada por la acción del gobierno, sino que es producto de la guerra de Rusia con Ucrania, y de otros conflictos que están generando dificultades en la oferta de productos básicos y energéticos.  Se está ante una inflación causada por la oferta, y que en una era de incertidumbre también conduce al acaparamiento y especulación. En esto como en otras actividades los grupos oligopólicos desempeñan un papel considerable en el crecimiento de los precios. El gobierno de coalición ha obtenido un cierto éxito en evitar en parte la fuerte subida de los precios de los combustibles gracias a la excepción ibérica, y, por otra parte, ha tratado de paliarlos con subvenciones. Lo que no se ha conseguido ha sido frenar el alza de los productos alimenticios.  En todo caso, lo hecho supone un aval importante para confiar en la necesidad de continuar por el camino emprendido.

La alternativa de no prosperar la investidura de Pedro Sánchez es la repetición de elecciones, cuyos resultados son difíciles de predecir, pero en las que podrían pasar dos cosas: dejar las cosas más o menos a como están, o un triunfo de la derecha que no se desea. De la primera ya tuvimos una experiencia, que supuso el aumento de Vox y el descenso de Unidas Podemos, aunque esto no impidió el gobierno de coalición que ha dado por lo general resultados muy notables. Se perdió tiempo y dinero, cuando se pudo haber formado ese gobierno unos meses antes. No se puede además agotar la paciencia de los ciudadanos con tantas elecciones, lo que provoca cansancio y hastío en partes del electorado, que suele por lo general ser progresista. 

En el barómetro de octubre de la empresa 40dB, realizadas para El País y la SER, se considera que el 48% del electorado quiere la repetición de las elecciones. Una cifra alta sin duda, pero no mayoritaria. La intención de voto PP y Vox sumarían 174 escaños, a dos de la mayoría absoluta que podrían alcanzar con Coalición Canaria y UPN. En este caso, todos los partidos que podrían votar a Pedro Sánchez saldrían perdiendo. Aunque estos datos hay que relativizaros, pues las elecciones de producirse tendrían lugar dentro de tres meses, periodo en el que pueden pasar muchas cosas. Además, después del fracaso de la mayoría de las empresas demoscópicas en las elecciones del 23 J todas las encuestas hay que analizarlas con cautela y cierto escepticismo.

Una de las cuestiones que señala Belén Barreiro, directora de 40dB, es que la derecha está ganado el debate sobre la amnistía. De la otra parte, apenas hay explicaciones. Esto no es así exactamente, pues los contrarios a la amnistía la descalifican sin ningún argumento, solo apelando al corazón más que a la razón. Entre los que la defienden sí ha habido algunas intervenciones muy valiosas, de las que destaco algunas, las entrevistas hechas a Nicolás Sartorius por Xavier Fortes en 24 horas en TVE y Àngels Barceló en la SER. Las calificaría de lecciones magistrales y recomendaría que la vieran y escucharan a mucha gente, incluidos académicos, para que dejen de decir necedades. Un artículo de Manuel de la Rocha en El Diario.es “La cuestión territorial y el encaje de Cataluña en España”, y otro artículo en El País “Una amnistía para la reconciliación” de Ronald Slye, profesor de Derecho Internacional de la Universidad de Seattle. 

  • Carlos Berzosa es Catedrático Emérito de la Universidad Complutense y presidente de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). Ha sido Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Complutense (1984-1998) y Rector de esta Universidad (2003-2011). A lo largo de su carrera docente ha impartido enseñanzas de Estructura Económica Mundial y Desarrollo Económico. Tiene numerosas publicaciones entre las que destacan los libros ‘Los desafíos de la economía mundial en el siglo XXI’ (Nivola,2002) y los escritos conjuntamente con José Luis Sampedro ‘Conciencia del subdesarrollo veinticinco años después’ (Taurus, 1996) y ‘La Inflación (al alcance de los ministros)’ (Debate, 2012).
Close