Escrito por 9:44 am Economía

España, Dinamismo económico, polarización y desigualdades


Julio Rodríguez López[1]


En 2023 la economía española ha desacelerado el ritmo de crecimiento respecto de los dos años precedentes.  La evolución económica general en 2023 ha sido más positiva que la del conjunto de la Eurozona. Dicha evolución contrasta con el clima social de creciente polarización y también con la desigualdad que genera, entre otras variables, el deficiente funcionamiento de algunas prestaciones sociales incluidas en el denominado estado bienestar.

   El PIB de España creció en un 2,6% en los tres primeros trimestres de 2023 respecto del año precedente. La construcción y la inversión en bienes de equipo fueron los componentes más dinámicos de la demanda. Las exportaciones frenaron el crecimiento en los trimestres segundo y tercero, por la caída de las exportaciones de mercancías. La evolución de las exportaciones refleja el menor dinamismo de la demanda exterior, en especial de la procedente del resto de países de la Unión Europea. La previsión del consenso de Funcas es de un aumento del PIB del 2,2% en 2023, por encima del crecimiento previsto para el conjunto de la Eurozona, 0,7% según el FMI.

  El mayor crecimiento de la economía española en 2023 se ha derivado asimismo de la mayor demanda que ha supuesto el aumento interanual de la población, el 1,1% entre septiembre de 2023 y el mismo mes de 2022. El aumento de la población en dicho periodo (525.074 habitantes) se ha debido en exclusiva al registrado por las personas nacidas en el extranjero. En 2023 ha destacado el incremento del número de hogares, cuya variación interanual fue el 1,35%, correspondiente a un aumento interanual de 257.044. El notable aumento del número de hogares ha incrementado la demanda de vivienda, exacerbando el serio problema social de acceso al disfrute de la misma.

 La evolución del empleo fue asimismo positiva en los nueve primeros meses de 2023. En el tercer trimestre de 2023 el empleo EPA aumentó en un 3,5% respecto del mismo periodo de 2022, correspondiente a una variación interanual de 810.000 ocupados. La rama de actividad de comercio, reparaciones y hostelería explicó el 83% del aumento anual del empleo, destacando el fuerte impacto del turismo en la evolución económica general. La tasa de desempleo descendió hasta el 11,8% de los activos en el tercer trimestre de 2023.Los afiliados a la Seguridad Social aumentaron también a buen ritmo en los nueve primeros meses de 2023. La variación interanual de octubre de 2023 fue el 3,6´%, correspondiente a un aumento anual de 516.000 afiliaciones. 

 En 2023 ha persistido la desaceleración del crecimiento de los precios de consumo (IPC). La variación interanual de dicho índice descendió desde el 5,7% en diciembre de 2022 hasta el 3,5% en octubre de 2023. Por primera vez en un periodo prolongado de tiempo, en dicho mes de 2023 el crecimiento del IPC en España superó al 2,9% del conjunto de la Eurozona.

 La balanza de pagos de la economía española va a registrar en 2023 un superávit equivalente al 1,1% del PIB, inferior al de 2022, evolución derivada del menor dinamismo de las exportaciones en ese ejercicio. La economía española se ha situado en una posición de superávit continuado frente al resto del mundo, situación que contrasta con los fuertes desequilibrios exteriores del pasado. En cuanto al déficit de las Administraciones Publicas, la previsión para 2023 es del -3,6% del PIB (-4,1% en 2022). La deuda pública descenderá desde el 109,7% del PIB en 2022 hasta el 106% en 2023, aunque el valor absoluto superará los 1,5 billones de euros. La mayor inflación ha reforzado el aumento de los ingresos públicos, lo que ha favorecido un mayor control del déficit citado. Las normas fiscales más restrictivas de la Unión Europea situaran a las finanzas públicas en el centro de la escena, lo que incidirá sobre las condiciones de financiación de la deuda pública.

  El buen comportamiento de los agregados macroeconómicos, especialmente el correspondiente al nivel de empleo, contrasta con el serio problema de excesiva polarización política que afecta a España tras las elecciones generales de julio de 2023. Por otra parte, en cuanto a las prestaciones sociales, se aprecia un cierto deterioro en cuanto a educación, pero dicho deterioro resulta más evidente en materia de sanidad y de vivienda. El alcance de la sanidad pública ha retrocedido en todo el territorio nacional, destacando en el caso de Madrid las dos importantes y masivas manifestaciones celebradas en menos de un año en defensa de la sanidad pública. 

Pero es posible que sea la vivienda el pilar más maltratado del estado bienestar. 

  El acceso a la vivienda resulta en España más que problemático para los jóvenes hogares, resultando frecuente el alquiler de habitaciones, ante el imposible esfuerzo que supone para muchos hogares el acceder a una vivienda en propiedad o en alquiler. Esa situación hace que España sea el país de la Eurozona donde resulta más tardía la emancipación de los jóvenes respecto del hogar familiar. El urbanismo practicado en la mayor parte de las ciudades es más que proclive a procesos de especulación y elevado enriquecimiento. El urbanismo actual es, en general, impropio de un país democrático. 

La pérdida de alcance y de calidad de las prestaciones sociales contribuye a aumentar la desigualdad en España, que parece haber crecido en España en los últimos años. Lo anterior revela que una buena evolución de los agregados económicos puede ser compatible con situaciones sociales degradadas para muchos hogares y que el análisis socioeconómico debe ir bastante más allá de la descripción del crecimiento de la economía. 

[1] Julio Rodríguez López es Vocal del Consejo Superior de Estadística. Fue presidente del Banco Hipotecario de España y de la Caja de Ahorros de Granada 

Close