Escrito por 12:50 pm Política

Felipe González confiesa que sigue en el PSOE

Por José García Abad 

19 enero 2024

Contra lo interpretado por la derecha mediática que insinúa una ruptura del refundador del partido socialista con su actual secretario general, y aunque su crítica sobre la amnistía fue severa, Felipe aseguró reiterada y enfáticamente su pertenencia al PSOE. «Yo no me he salido de las posiciones de mi partido del día 23 de julio. Y hasta del 24», solemnizó en el acto en homenaje a Gregorio Peces Barba, celebrado el pasado martes 16 en el Caixaforum de Madrid, en un salón lleno hasta la bandera, acompañado por Eduardo Madina, con una presencia pluripartidista, con ministros del PSOE y del PP, de jueces y magistrados, de la presidenta de las Cortes, Francina Armengol, del presidente del Senado, Pedro Rollán, entre otros. 

Con su reconocida habilidad dialéctica, Felipe impartió doctrina en un monologo de dos horas. Criticó algunas decisiones de Sánchez, aunque exageran quienes titularon su intervención como una enmienda a la totalidad al presidente del Gobierno. 

Fue una discrepancia interna que no escasea en la larga y procelosa historia del PSOE, especialmente durante la II República y la guerra civil. Recuérdense las pugnas no siempre verbales dirimidas a tiros entre camaradas. 

Prieto, Largo Caballero, Besteiro…

En lo puramente verbal han pasado a la historia las agresiones, meramente verbales, en las que participaron las figuras señeras del socialismo donde había quien, como Indalecio Prieto se definía “socialista a fuer de liberal” o un LargoCaballero, encantado de que se le exaltara como “el Lenin español” o como un Besteiro, de ortodoxia marxista pero de practica conciliadora y posibilista.

Como no faltaron cuando, terminada la guerra civil, discrepaban en el exilio de Toulouse o Suresnes, dirigido por Rodolfo Llopis, respecto a la posición a adoptar sobre los comunistas. 

Tampoco escasearon, cuando se aparece Felipe González, el hiperlider, primero en su lucha contra los “históricos” de Llopis, después, ya en España, cuando en el congreso extraordinario de septiembre de 1979 un grupo de socialistas encabezados por Pablo Castellano y Paco Bustelo le forzaron a dimitir en la lucha sobre el mantenimiento o no del marxismo. 

Frente a Nicolás Redondo, los guerristas y Zapatero

Y cuando, ya en el poder, las tuvo muy duras con Nicolás Redondo que de hecho le había cedido la secretaria general del partido y que se convirtió en su principal adversario que incluso se ´permitió votar contra él en el Congreso de los Diputados; y, más tarde  cuando la lucha entre renovadores y guerristas fue encarnizada. 

Felipe no regateo críticas a José Luis Rodríguez Zapatero durante el gobierno de este de quien llegó a decir en público, en la presentación del libro de Gonzalo López Alba, el 8 de mayo de 2002, “El Relevo”: “Está por ver que en el PSOE hay un nuevo proyecto con contenido e ideas.”. Parece que le molestó especialmente a Felipe que en el libro le llamaran “dinosaurio” lo que ahora, en Caixaforun reconoció serlo “Sí. Yo no me he salido de las posiciones del partido. Me llaman dinosaurioy tienen razón, pero eso me permite decir que, cuando hablo del futuro, no hablo del mío». Una vez más Felipe insiste en aceptar las posiciones del partido, como dinosaurio del partido. Recuérdese que  Nicolás Sartorius, nada sospechoso de sectarismo, atribuyó en una entrevista en la SER la posición de Felipe a “cosas de la edad”.

Se da la circunstancia de que, ahora es Zapatero quien con más vehemencia defiende a Sánchez frente a González.  Sabían los de la vieja guardia de entonces que Felipe González, como ellos, se subían por las paredes ante algunos aspectos de la política de Zapatero a quien acusaban de desmoronar su obra.

Se puede aplicar a Sánchez lo que me decía José Bono cuando era ministro de Defensa de Zapatero con quien compitió para la secretaría general del partido, “Felipe tiene derecho a que se le haga justicia y Zapatero a una mayoría absoluta como las que dispusieron González y Aznar, en la que Zapatero despliegue, sin las limitaciones actuales, su proyecto político”. No creo que Sánchez sueñe con una mayoría absoluta, que son ahora inconcebibles. 

Felipe como Sánchez, como Zapatero, o como Aznar, Rajoy o Feijóo son hombres de poder; lo que les moviliza es el poder. Solo el poder les excita. La política es así.

Close