Escrito por 12:18 pm Prensa

Felipe rechaza a El País y se acoge al ABC

L.G.C

El presidente González lleva tres o cuatro años sin dejarse entrevistar por el grupo Prisa (El País y la Ser) y este domingo le dio una larga charla para la portada al ABC. 

La ruptura con Prisa se produjo en una cena organizada por Miguel Barroso, fallecido, entre Felipe, y el presidente de Prisa, Joseph Oughourlian. Lo hemos sabido de la tortuosa lengua de Felipe González en una larga y muy interesante conversación con Carlos Alsina, el pasado 21 de junio, que ojoavizor.eu recogió en su momento. Felipe explicaba:  “Yo tenía un vínculo con el periódico de siempre, incluso un vínculo mucho más estrecho en los últimos 20, obviamente después de salir del Gobierno (…) Tomé yo la decisión y se la comuniqué a Oughourlian, en mayo se cumplieron dos años …querían que me quedara pero no me voy a quedar. No estoy de acuerdo con lo que está pasando, pero no quiero entrar en choque. Pero ¿eso significa que no me hayan invitado a hacer una entrevista o a hablar…? No es verdad. En algunos casos me han invitado, soy yo porque no he querido crear confusión.”

“¿Qué es crear confusión?”, le repreguntaba Alsina que no le dejaba que se escudara en eufemismos. Y Felipe “aclaraba”: “¿Que si estoy o no estoy?.  (…) “Yo fui el que me decidí (…) a la mitad de la cena les dije: Hemos venido a hablar de cuál es mi relación con el grupo. Pues que no hay ninguna, que me desvinculo totalmente. Esa es la verdad de lo que pasó, pero que pasó sin ninguna alharaca.” 

Tampoco aparece en los diarios más acreditados de la izquierda como Eldiairo,  El Plural, Infolibre, Publico o el mismísimo Ojo Avizor que con tanta objetividad y cariño  habla de él y lamenta su giro hacia la derecha.

“Yo hago como los apaches, pongo la oreja en el suelo”

Ahora en el ABC en la amplia entrevista con Ignacio Camacho, un buen periodista, de lo mejorcito de este periódico donde predominan las vísceras, ha hecho una buena pieza. Felipe se ha explayado en sus críticas al PSOE, empezando por su rechazo a la amnistía, que no es una novedad: “Yo estoy contra la amnistía, por cierto como estaban el Gobierno y el ministro de Justicia antes de las elecciones” (…) “estoy profundamente en contra de esta amnistía “ad hoc” y autogestionada por sus beneficiarios. Porque creo que no cabe en la Constitución, me parece arbitraria”. 

Felipe aludió a las tensiones con el partido. “yo –explicó – hago como los apaches, pongo la oreja en el suelo y se si vienen los caballos herrados o sin herrar, si son búfalos o animales de otra especie. Se lo que está pasando en el subsuelo, detecto las incomodidades y soporto los troles que hay contra mí. Organizados. No me voy a dedicar a combatir eso. Cada vez que hago una declaración cortan la frase, la sacan del contexto y me acusan de apoyar a Meloni o cosas así. Lo soporto bien. Y me consta, se que hay dentro del partido una corriente de fondo que sufre por ese tipo de ataques aunque no sepa que están organizados”.

Votante y militante pero no simpatizante

Y reiteró que se siente huérfano de representación desde hace mucho tiempo, que es votante y militante pero no simpatizante. Se muestra partidario de un acuerdo con la derecha: “La mayor paradoja, y eso lo refleja bien la actitud de Sánchez, es que nos vamos a poner de acuerdo con populares y liberales en Europa, allí no hay muros y aquí dentro ponemos los muros”  

No desaprovechó la oportunidad de impartir lecciones con lo que él hizo, a diferencia de lo que hace Sánchez, cuando Felipe en el 96 se negó a buscar un acuerdo alternativo con Pujol e Izquierda Unida: “Nunca – enfatizó – se me ocurrió hacerlo. Nunca es nunca. Y, al salir del gobierno, dije que no aceptaría ningún cargo institucional en toda mi vida. Ni en España ni en Europa. Como así ha sido”. Otra lección: “un gobierno sin presupuestos me llevó a mí a anticipar las elecciones del 96”.

Y aprovechó la oportunidad de poner a parir a Zapatero con delicadas alusiones, negando los méritos que ese aporta de haber acabado con ETA. “A mi – desliza misterioso amenazante – me da cierto agobio de pensar en Rubalcaba, que no se puede defender, y no voy a remover las conversaciones que guardo con él”. Y refiriéndose al lobby que según Felipe hace Zapatero en favor de Maduro para que le quiten las sanciones como violador de los derechos humanos.

Close