Escrito por 12:18 pm Prensa

FELIPE rompió con el PRISOE en una cena con  Oughourlian. Le dijo: “me desvinculo totalmente»

Arlos Alsina y Felipe González. Imagen de YouTube

José García Abad

La ruptura de Felipe González con el que fue su histórico apoyo mediático, Prisa, desde el inicio de la democracia restaurada hasta la llegada de Sánchez al Gobierno, se produjo formalmente en una cena organizada por Miguel Barroso -fallecido- entre Felipe y el presidente de Prisa, Joseph Oughourlian. 

Lo hemos sabido de la prodigiosa boca de Felipe González en una larga y muy interesante conversación con Carlos Alsina, el pasado 21 de junio, un detalle que no ha sido recogido por la prensa, obcecada en lo de la “amnistía infecta”. Una pena porque la explicación de González no tiene desperdicio ni en el fondo ni en la retorcida forma de expresarse. 

Le observa Alsina que no ve una entrevista suya en El País desde hace tres o cuatro años y le pregunta: 

“¿Se debe a que no manifiestan interés en el grupo Prisa por entrevistarle a usted o es que usted no tiene interés en ser entrevistado en estos medios”. El entrevistado explica: “Yo tenía un vínculo con el periódico de siempre, incluso un vínculo mucho más estrecho en los últimos 20, obviamente después de salir del Gobierno …Nunca habrá un director de un medio que pueda decir que yo le haya pedido que haga a, be, o ce. (…) “Nunca he pedido nada a ningún medio. Tomé yo la decisión y se la comuniqué a Oughourlian. En mayo se cumplieron 2 años …querían que me quedara, pero no me voy a quedar. No estoy de acuerdo con lo que está pasando, pero no quiero entrar en choque. Pero ¿eso significa que no me hayan invitado a hacer una entrevista o a hablar…? No es verdad . En algunos casos me han invitado, soy yo porque no he querido crear confusión.” 

“¿Qué es crear confusión?”, le pregunta Alsina que no le deja que se escude en eufemismos. Y Felipe “aclara”: “¿Que si estoy o no estoy? Esas cosas que a veces pasan … una cierta representación simbólica (…) era verdad que eran mi grupo de medios, no accionarialmente, sino mi grupo de identificación en todo el proceso de la Transición y posterior y tenía buena relación con el grupo. Repito: no se me ocurría decir como tenían que editorializar, ese es un problema de cada responsable del medio …pero no es que me lo hayan pedido. Últimamente ha habido unas pocas más de dificultades pero son propias de los momentos que vivimos. Pero yo fui el que me decidí. Hablé con Oughourlian y con el difunto Barroso: ¿por qué no?… Es amigo tuyo, te conoce…

A la mitad de la cena les dije: Hemos venido a hablar de cuál es mi relación con el grupo. Pues que no hay ninguna, me desvinculo totalmente. Esa es la verdad de lo que pasó, pero pasó sin ninguna alharaca. Barroso no se lo creía, “pero esto no puede ser”. Según hemos sabido el pasado 21 de junio Oughourlian no quería, esa es la impresión que yo tuve, pero como dependía de mi voluntad … ¿qué pasa? que no lo identifico… bueno… pero ese es mi problema: que tengo dificultad para identificar. No es el problema de ellos”.

Close