Escrito por 5:42 pm Política

Felipe se sublima deslealmente, faltón y prepotente, despreciando a sus sucesores. Dicho sea en tono menor

Felipe González y Pablo Motos en El Hormiguero de Antena 3

José García Abad

Pido comprensión a mis amables lectores por el tono personal, muy sentido, de este comentario justificado por mi admiración, tantas veces expresada en artículos y libros, por la trayectoria política de Felipe González jefe del Ejecutivo entre 1982 y 1996. Obviamente mi admiración caduca ante su comportamiento actual que alguien, como Nicolás Sartorius, justificaba por su provecta edad, que es la mía, y que yo atribuyo a la soberbia de quien se cree propietario del PSOE y rechaza a los intrusos como Sánchez y Zapatero.

¡Lo que hay que ver!: el ABC exalta en su portada a Felipe González, tan ferozmente denostado cuando este gobernaba, explayándose en sus declaraciones en “El Hormiguero”. Lo explica, obviamente, el malicioso disfrute del periódico al contemplar que la gran figura socialista, ataque a los correligionarios que le sucedieron en la presidencia del Gobierno. Todo en beneficio de la derecha sectaria que ejerce el ABC – parece mentira que sea del admirable Vocento – como demuestra sin bochorno cada día en sus inefables portadas. 

Nada produce tanto placer a la derecha como un ataque al Gobierno dirigido desde la izquierda, aunque sea la izquierda flácida que hoy ejerce González que tanto perjudica al partido que él refundó y a quien servidor de ustedes calificara en su libro: “Las mil caras de Felipe González” como el mejor presidente de la historia de España. Un libro que no gustó al hiperlíder, a quien Txiki Benegas, lamentablemente fallecido llamaba “Dios”, porque servidor no ocultaba lo del GAL. Como nunca me perdonó Alfonso Guerra que no ocultara lo de su hermano Juan. Ya se sabe que los gobernantes son insaciables.

Incluye a Zapatero

Parece como si el exceso de críticas formuladas por Felipe (no necesita apellidos, como Sánchez no precisa nombre de pila) hasta ahora hubieran perdido el efecto deseado, y eso le ha decidido a comparecer durante casi una hora en el derechoso programa de Pablo Motos, incluyendo en sus diatribas a José Luis Rodríguez Zapatero, activo defensor del actual presidente, sobre quien, perdonen mi auto cita, escribí un libro crítico titulado: “El Maquiavelo de León”.

Justamente una de las criticas que formulé sobe Zapatero coincide con la que le hizo González en El Hormiguero, su actuación respecto a Cataluña, cuando dijo aquello de que aceptaría todo lo que viniera de allí. ¡Pero hombre!  que lo diga González, sin matización alguna, calificando de “terrorífica” su herencia en Cataluña para el PSC me parece un golpe bajo impropio del compañero. 

“Es un buen muchacho” dijo con condescendiente menosprecio y, refiriéndose a la votación de la ley de amnistía el próximo día 30 en el Congreso de los Diputados, se permitió una gracia muy reída por el público del Hormiguero: «A lo mejor, de lo que digo ahora se entera hasta Zapatero, que le cuesta trabajo”, que no se hubiera permitido ni Núñez Feijóo, notable adulador de González.

Close