Escrito por 11:11 am Casa Real

Felipe VI hace su trabajo seductor en Cataluña

El ministro de Indurstria y Turismo, Jordi Hereu; el Rey Felipe VI; el alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, y el delegado del Gobierno en Cataluña, Carlos Prieto, a su llagada a la entrega del VIII Premio Reino de España a la Trayectoria Empresarial (Iese) al presidente y fundador de Mango, Isak Andic, en el IESE Business School Barcelona Campus Norte. /Lorena Sopêna / Europa Press

Mientras Pedro Sánchez tira de amnistía para rebajar el suflé independentista, Felipe VI, en plan rey de todos los españoles, intensifica sus viajes a Cataluña, El rey ha optado hábilmente por los festejos empresariales, muy consciente de que el seny catalán está alimentado por las cosas de comer, de lo que se valió Jordi Pujol con su célebre expresión de “peix al cove”, pez a la olla, base de su estrategia durante su cuarto de siglo de mandato, la de amagar con el soberanismo para obtener ventajas materiales.

El monarca ha viajado a Barcelona tres veces en un mes para inaugurar el pasado 18 el salón Alimentaria&Hostelco, la concesión del Premio Reino de España a la Trayectoria Empresarial, sin que, por cierto, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès tuviera la cortesía de recibirle; así como  la entrega de los despachos a los nuevos jueces y la apertura del Mobile World Congress(MWC) los días 25 y 26 de febrero. 

Ciertos políticos catalanes piensan que su trato al monarca es de lo más sutil, muy del seny del que presumen, pero a mí me parece un tanto grosera. Actúan como los invitados desconsiderados a una boda que no entran en la ceremonia pero no faltan al convite.  Los miembros del govern exhibieron su ausencia en las ceremonias presididas por el rey pero se dieron de codazos para situarse en la mesa lo más cerca posible del monarca. 

Eso si, alguno aprovechó la proximidad con este para rogarle que intercediera para que las empresas que huyeron de Cataluña en el “procés” regresen a casa. Algo que debió entrar por un lado de la oreja regia y salido por el otro, muy consciente de que dichas empresas en número acongojante no están por la labor. Vamos, que no se fían un pelo, empezando por la más emblemática, La Caixa.

La primera vez que se celebra en Cataluña

Es la primera vez que los promotores de los premios Reino de España a la Trayectoria Empresarial, siempre presididos por el rey, se celebra en Barcelona donde ha sido premiado este año Isak Andic (Estambul, 1953), turco de nacimiento pero catalán de ejercicio, quien tenía 17 años cuando vendió unas blusas importadas de Turquía a una tienda de la Via Augusta y allí montó su “negoci”, que hoy vende su ropa en 2.560 establecimientos con 14.000 empleados en 115 países.

Han recibido estos premios los catalanes Mariano Puig Planas, rey de los perfumes, fallecido en 2021 a los 93 años y José Ferrer Sala, dedicado al cava que goza de buena salud a sus 98. 

La referencia a “la trayectoria empresarial” indica una provecta edad de los premiados. De hecho de los siete premiados que antecedieron a Isak Andic, solo sigue vivo José Ferrer Sala, presidente de honor de Freixenet quien se vale de la longevidad de sus antecesores al frente de la gran productora del cava. Han fallecido, a edad avanzada, Plácido Arango, Mariano Puig Planas, José Antolín Toledano, y Enrique de Sendagorta Aramburu.

A esa circunstancia, se refería el almeriense Cosentino en sus palabras de agradecimiento cuando recibió el galardón en el año 2021, en su quinta edición: “Bien, premio a la trayectoria significa, lo sé, que ya no soy un jovencito. Son cincuenta años de empresario, desde mis comienzos en la sierra de Macaelhasta hoy”.

Los promotores del premio Reino de España son el Círculo de Empresarios, con sede en Madrid ; el Círculo de Empresarios Vascos; y el Círculo de Economía, perdón, el  Cercle d’Economia, con sede en Barcelona que es uno de los lobbies más poderoso del país, quiero decir de España. El Cercle presidido por Jaume Guardiola Romojaro es un banquero español, que fue consejero delegado del Sabadell, ​ ha cuidado escrupulosamente  en su larga trayectoria un sano equilibrio Cataluña/España.

José García Abad

Close