Escrito por 6:52 pm Política

Habemus Gobierno

Por Inmaculada Sánchez*

Lo imposible será de nuevo realidad gracias al resiliente Sánchez: Si ninguna sorpresa de última hora lo frustra estamos en la recta final de la reedición de un nuevo gobierno de coalición progresista. Para estupor de la derecha política, económica y mediática del país Pedro Sánchez volverá a ser investido presidente en los próximos días inaugurando una legislatura aún más compleja y arriesgada que la anterior pero con posibilidades de supervivencia.

Tras el solemne acto de jura de la Constitución de la princesa Leonor los acontecimientos se han precipitado. Una tarde antes de los fastos monárquicos el número tres del PSOE, Santos Cerdán, secretario de Organización, había viajado a Bruselas para hacerse la exigida foto con Carles Puigdemont e ir preparando el aluvión de acontecimientos.

El pacto con ERC se oficializaba este jueves mientras se ultiman los del PNV y el resto de socios ‘menores’. El de Junts, a punto de caer, se hará público el último, para que Puigdemont se erija, como pretende, en el auténtico dueño de la situación. Desde Waterloo cuidan muy mucho el nuevo perfil del expresident, trasmutado en ‘pactista’, para que el acuerdo sea digerible entre sus bases más radicales (recordemos que la consulta ante el Consell de la República arrojó un rotundo ‘no’ al acuerdo con Sánchez hace apenas unos días). 

Vista la inminencia de la investidura la derecha elevaba esta semana, si aún es esto posible, sus diatribas contra lo negociado: “el fin de la democracia”,  “burla a la Constitución y al Estado de Derecho”, “crisis constitucional sin precedentes”, “decisiones sin control institucional como en una dictadura” y otras lindezas. José María Aznar, el añorado líder, sentenciaba “Sánchez es un peligro para la democracia constitucional” y apelaba a actuar en consecuencia: “No hay inhibición posible”.

Los jueces ya han tomado nota y también estos días han dado un paso adelante con un durísimo comunicado de la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura que señalaba a la futura ley de amnistía como “el principio del fin de nuestra democracia”, además de acusarla de “romper las reglas de la Constitución de 1978 y volar por los aires el Estado de Derecho». Por su parte, los representantes de la derecha del Consejo del Poder Judicial, que mantienen su cargo cinco años después de haber caducado, urgían a un pleno del órgano para manifestarse en contra de una ley cuyo texto aún desconocen.

La ofensiva será global, “por tierra, mar y aire”, como ha anunciado la propia Cuca Gamarra. El PP va a modificar el reglamento del Senado, donde tiene mayoría absoluta, para retrasar dos meses la aprobación de la ley cuando llegue a la Cámara Alta. Una vez sancionada será recurrida ante el Tribunal constitucional, que ya está siendo deslegitimado desde todos los altavoces de la derecha por el simple hecho de contar, desde hace unos meses, con una mayoría de miembros progresistas después de años de predominio conservador.

Sánchez habrá, pues, de continuar desplegando sus reconocidas dotes de resistencia para navegar en esta dura legislatura que arrancará en breve con unos socios aún más exigentes, una matemática parlamentaria que impedirá prescindir de ninguno de ellos en momento alguno y con un partenaire en el Gobierno dividido y convulso. No será fácil, pero, a falta de conocer detalles de los acuerdos, se ha filtrado que el PSOE, a cambio de sus muchas cesiones, habría arrancado a sus aliados de investidura una virtual aprobación de los próximos Presupuestos e, incluso, de los siguientes: Dos años, como mínimo, de legislatura. 

Tiempo necesario, y suficiente,  para que los españoles, y, sobre todo, los votantes socialistas digieran la áspera amnistía y perciban que España no sólo no se rompe territorialmente ni quiebran sus instituciones sino que sigue creciendo económicamente y que quienes, de verdad, pusieron al Estado al borde del abismo en 2017 hoy se avienen a negociar dentro del sistema y pactan su gobernabilidad. Veremos en los próximos días si estos augurios se hacen realidad.

•         Periodista. Exdirectora de EL SIGLO (2011-2023), colaboradora y analista política en TVE, Telemadrid y otros medios.

Close