Escrito por 1:19 pm Economía

ISIDRO FAINÉ, UN RARO BANQUERO CON CORAZÓN, REELEGIDO PRESIDENTE DE CRITERIA 

Por José García Abad

Isidro Fainé, es un banquero atípico, con una relación óptima entre la cabeza y el corazón. Como era de esperar ha sido reelegido por otros cuatro años como presidente de Criteria, primer grupo inversor de España, primer accionista de Caixabank y de Naturgy y con una presencia fuerte y creciente en Telefónica.

Los beneficios de Criteria, mayormente los de Caixabank permiten que la Fundacion de la  Caixa, que también preside Fainé, primera de España, segunda de Europa y tercera del mundo haya podido elevar su disponibilidad de fondos sociales en 600 millones de euros, lo que supone un aumento del 12% respecto a 2023 y la cifra más alta de la historia. En los últimos 15 años la Fundación ha destinado unos 7.000 millones de euros a iniciativas sociales, científicas y educativas.

Es significativo que las emotivas palabras pronunciadas por Fainé al ser reelegido sean las de su compromiso social: 

“La aprobación de un presupuesto de 600 millones para 2024 supone un paso muy importante en la historia de la entidad”, insistió Fainé, que añadió que “en un mundo altamente complejo, con unos niveles de desigualdad cada vez mayores, la Fundación La Caixa mantiene su compromiso con el desarrollo social y humano, especialmente con el de las personas más vulnerables”.

El sueño de Isidro Fainé

En una ocasión le pregunté: 

— ¿Con qué sueña usted?. 

Y me contestó: 

— Con una sociedad más justa, que dé más oportunidades a las personas que más lo necesitan. Esa es la misión de la Fundación Bancaria “la Caixa”, pero también mi sueño. Solucionar temas que me preocupan, como la soledad que veo en los hospitales, en personas sin recursos ni familia. 

Sueño con la igualdad de oportunidades para todos. Con acabar con la exclusión financiera y la pobreza. Son sueños que en vigilia trabajo de forma activa para conseguir hacer realidad.

La fuerte personalidad religiosa del presidente de la Fundación Bancaria “la Caixa” no es en él una anécdota, digamos de su vida privada, sino una categoría que da sentido a su vida y, por tanto, inspira su actividad profesional. Aunque puede chocar un tanto en comparación con las entrevistas convencionales, me pareció significativo explorar un terreno que para casi todos los dirigentes empresariales con los que he hablado es un terreno tabú.

Cuando un periodista del ‘Financial Times’ le preguntó cuál era el modelo que le inspiraba, Fainé no tuvo empacho en declarar: “Jesucristo”. El periodista no lo publicó y Fainé comprendió entonces que hablar de estas cosas está mal visto. “Que hoy tienes que ser escéptico”.

A mi pregunta:  ¿Cómo se ve usted a sí mismo?, contestó:

— Como una persona que ha intentado ser coherente con el niño que nació en Manresa. En el caso de mi actual dedicación a la Fundación Bancaria y a la Obra Social, puedo decir que existía una idea que emergió en mí hace muchos años, en esa niñez. Cuando con diez años me dirigía al colegio, tuve percepción de la miseria colectiva de muchas familias. Y, en aquella época, recuerdo que le pedí a Dios que algún día me permitiera ayudar a esas personas. La Obra Social me ha permitido esa gracia. Hoy, a través de la Obra Social, creo que he recibido esa gracia. Y lo que más me obsesiona a estas alturas de mi trayectoria es garantizar la Obra Social por cien años más. Puedo decir con satisfacción que la Fundación ha consolidado una posición de liderazgo a nivel internacional, sólo por detrás de la Bill & Melinda Gates Foundation y Wellcome Trust. 

Cuando estaba en Banco Unión me llevaba en los largos viajes en tren o en avión “la Suma Teológica”, y me empapé de la obra de Santo Tomás y de Aristóteles. Yo he tenido mis dudas, pero al final es como una explosión de amor. La plena realización en este mundo es muy difícil. La tendrás donde Dios te ha traído. Por eso es importante tener fe. 

Close