Escrito por 4:57 pm Tribunas

Israel y los niños de Gaza

Madrid, Puerta del Sol, velada dehomenaje a las victimas de Palestina.Foto Europa Press

por Julián García Vargas

4 diciembre 2023

Las tremendas imágenes de 6.000 niños muertos y 2.000 mutilados en Gaza estas últimas semanas nos llenan de estupor. ¿Como es posible esa crueldad por un estado democrático como Israel, cuyos orígenes se remontan al Holocausto?  La posición del presidente Sanchez no es muy diplomática, pero es justa y los ciudadanos sensibles al dolor humano la compartimos. Incluso si votan al PP. 

Por supuesto que la provocación terrorista de Hamas está a la vista y es totalmente condenable; el 7 de octubre también incluyó asesinatos de niños, además de la intolerable toma de rehenes civiles    Su acción no viene de la nada, como ha recordado el secretario general de ONU, Guterres. Viene de años de opresión en Gaza y ocupación en Cisjordania por parte de colonos, animados por el estado, con miles de muertos, expulsados y humillados. 

La política de Israel, basada solo en la fuerza, es decepcionante para los que le hemos admirado en tantos terrenos. Está en contradicción con la tradición judía, inspiradora del humanismo moderno y de la mejor cultura occidental desde Spinoza, padre de la Ilustración, continuada por una larguísima lista de nombres como Zweig, Freud, Arent, Adorno, Benjamín, Aron y muchos más. 

¿Cuándo rompió la política israelí con esa tradición? Con el asesinato de I. Rabin, por un judío radical, y tras la interrupción en 2001, por elecciones en Israel, del proceso de Oslo II, liderado por el socialdemócrata Barack. Esas elecciones las ganó Sharon, miembro de la derecha que nunca ha creído en un estado palestino y ha luchado obstinadamente contra esa solución. 

A Sharon le sucedió Nethanyahu, líder del Likud desde 1993 y primer ministro entre 1996 y 1999. El consideró que el intento del “Cuarteto de Madrid “(USA, Rusia; UE y ONU) impulsado por Bush hijo en 2003 y su Hoja de Ruta, como “una pérdida de tiempo”. En esa época se inició la expansión a tope de los ilegales asentamientos de colonos radicales en territorios palestinos. 

2003 es el punto de inflexión en el conflicto, con el abandono de los intentos laboristas de “paz por territorios”. Ahí comenzó el abandono de la razón política en el manejo del conflicto por parte del estado de Israel y la apuesta únicamente por la fuerza. Hay que añadir que los palestinos, con sus intifadas, también contribuyeron al hundimiento del proceso de paz.

Lo demás es conocido:  la muerte de Arafat y el debilitamiento de la OLP en 2004, las intifadas palestinas, la victoria de Hamas en las elecciones en 2006,  las sucesivas victorias electorales de Netanyahu entre 2009 y 2021 y la expansión colonial en Cisjordania. . 

Con él llegó la prepotencia, el desprecio por la legalidad internacional (incumplimiento de 13 resoluciones del Consejo de Seguridad de ONU) y el arrinconamiento de los palestinos en Gaza y en Cisjordania, con un régimen de apartheid que ha provocado su desesperanza. 

Nethanyahu es incompetente, incluso para entender los avisos de sus servicios sobre la probabilidad de un ataque de Hamás, absorto en apoyar a los colonos de Cisjordania. Lo oculta, acusando a quien le critica, aunque sea amigo demostrado de Israel, de antisemita y cómplice del terrorismo, sin ver que su política de fuerza sin límites es generadora de futuros terroristas. ¿Hasta donde puede llegar en Gaza? Uno de sus ministros ha propuesto lanzar la bomba atómica y acabar con todos los palestinos 

Su censura no permite que nos lleguen las voces razonables de dentro de Israel, opuestas a la fuerza destructiva. Las de intelectuales como Amos Oz, David Grossman, Etgar Keret o Sayed Kashua, miembros de ONG , de políticos en la oposición y hasta militares como Ami Ayalon , almirante , ex jefe de inteligencia interior entre 1996 y 2001, que recientemente ha declarado en La Vanguardia, “ tendremos seguridad cuando ellos tengan esperanza; no se puede disuadir a nadie que piensa que no tiene nada que perder”. 

Estas realistas consideraciones no calan en occidente: Israel es nuestro niño consentido. Su gobierno está por encima de cualquier límite con la justificación de los atentados de Hamas. Incluso matando miles de niños

Close