Escrito por 7:00 pm Las dos caras de...

Las dos caras de… 

Juan Antonio Pérez Simó

El artista Jaume Plensa; el presidente de la Fundación Ortega-Marañón, Gregorio Marañón y Bertrán de Lis, y el mecenas, coleccionista y empresario astur-mexicano Juan Antonio Pérez Simón

Jano Luna

En general, los megarricos —multimillonarios, para entendernos— son partidarios de guardar la máxima discreción sobre la cuantía de sus patrimonios. Así ha sido durante largos períodos históricos, hasta que la transparencia bursátil, los informes de las auditorias y las listas de la revista Forbes, entre otros medios, han levantado el velo de sus fortunas. Siempre parcialmente, pues lo dueños del dinero disponen de recursos y de asesores suficientes para que no se conozca su auténtico estatus económico. En cualquier caso los rankings publicados dan una idea aproximada de su posición privilegiada.

Por el contrario, no han trascendido los caudales del hispanoamericano Juan Antonio Pérez Simón, o asturmexicano como él prefiere. Gran desconocido, a pesar de que ostenta cargos de relevancia pública más allá de la empresa, como el de patrón en la Fundación Princesa de Asturias por su condición de presidente de la Fundación JAPS, sus iniciales. Es difícil ‘ponerle cara’, pues no está entre los grandes magnates que aparecen con frecuencia en las portadas de las revistas internacionales.

Pero sucede que, a los 83 años, Pérez Simón ha protagonizados dos acontecimientos cercanos, que han sido pasto de la prensa rosa y no de la financiera. Durante su última visita a España, en este mes de junio, se ha difundido el cese de su relación sentimental, durante trece años, con otra multimillonaria, Silvia Gómez-Cuétara —sí, de la familia que elabora las famosas galletas y también los famosos ‘ganchitos’, vicio de los niños—.  Los motivos de la ruptura difieren según fuentes próxima a ambos, pero es una dura realidad que Gómez-Cuétara sufre cáncer a los 59 años. Esta triste circunstancia no ha impedido al locuaz Federico Jiménez Losantos bromear, en una de sus mañanas de radio televisada, o viceversa: «Nuestras solteras de oro estarán todas al ataque y habrá que hace un Tinder Gold». Para quien lo ignore, Tinder es una aplicación informática que relaciona a personas en busca de contactos íntimos. 

Sin embargo, el potentado nacido en Llanes no tiene la apostura de un ‘playboy’ sino la de un sencillo y amable anciano. En el segundo evento, inmortalizado fotográficamente, celebró su onomástica durante la pasada tarde-noche de San Juan. con un ‘fiestón’ que convocó a diversas y diversos celebrities’. Desde Tita Cervera, a Ana Botella y José María Aznar. Desde Luis Miguel Rodríguez el acaudalado ‘chatarrero’ —Desguaces La Torre—, a Rosa López, la cantante de Operación Triunfo. 

Escenario, su majestuoso casoplón en La Finca, urbanización de superlujo erigida por el fallecido promotor inmobiliario Luis García Cereceda. Flamenco y mariachis en una velada alimentada por un ‘catering’ de lujo, como merecía el apetito refinado de los asistentes. El más informal entre todos fue el propio anfitrión, con una chaqueta gris a cuadros, seguramente costosa, que le quedaba holgada y desentonaba con la efeméride. Privilegio de los mayores poderosos es vestir como les venga en gana.

Se echó de menos a Felipe González, quien hizo de honorable celestino en el flechazo que unió a Silvia con Juan Antonio. Separado él, viuda ella precisamente de García Cereceda. González no es muy amigo de los guateques masivos, aunque otra tesitura le une con Pérez Simón: su fuerte amistad con Carlos Slim, el más rico de América Latina, socio a su vez del anfitrión. El Señor los cría y ellos se asocian. 

¿Y de donde procede la relación entre Carmen ‘Tita’ Cervera y el asturiano que va y viene de México a España? En que él posee una de las colecciones pictóricas más importantes del mundo, que expuesta parcialmente, al menos en dos ocasiones, en el museo madrileño Thyssen-Bornemisza. Un jeque árabe propuso pagarle, hace nueve años, 2.000 millones de euros por el lote completo, pero el propietario declinó la oferta. Dalí, Rubens, Monet, Goya entre sus favoritos. Declara su desconocimiento y desinterés hacia el arte abstracto.

En el ámbito empresarial, codo con codo junto a Slim, Pérez Simón ha descollado en el sector de las telecomunicaciones y es un experto inversor bursátil. En Asturias se centra en la construcción. Es dueño del palacete que fuera de María Josefa duquesa de Argüelles, en Llanes. Era costumbre que cuando un indiano retornaba rico después de emigrar a Hispanoamérica, plantara una palmera en el jardín de su mansión recién construida, como símbolo del éxito. Se yerguen al menos tres en la finca de la marquesa.

Close