Escrito por 7:51 pm Las dos caras de...

Las dos caras de… Emiliano García-Page

Por Jano Luna

Leo en una minibiografía del presidente castellano-manchego: «Su madre, Gregoria Sánchez, fue ama de casa y su padre, Doroteo García-Page Muñoz, encuadernador. A su abuelo materno lo encarcelaron ‘los nacionales’ y al paterno lo fusilaron ‘los rojos’ por vivir al lado de un fraile». ¿Explicarán en parte estos dramáticos antecedentes familiares la equidistancia política del dirigente socialista, si bien cada vez más virada hacia opciones conservadoras?

El 11 de junio, el toledano Emiliano García-Page Sánchez ha celebrado su 54 cumpleaños. Es dos años mayor que Pedro Sánchez, pero con mayor veteranía en política. De momento reducida a su ámbito regional, donde dice sentirse muy a gusto y donde niega que aspire a la presidencia del gobierno de la nación. Una voluntad que le han adjudicado con frecuencia los periodistas. Desde el inicio de su carrera política, bajo la sombra protectora del histórico José Bono, brilló como uno de esos jóvenes futbolistas canteranos de trayectoria fulgurante. 

A las 19 primaveras ya era concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Toledo. Con 39 años alcalde de la cuidad, y con 47 tiró de pragmatismo y accedió a la presidencia de Castilla-La Mancha pactando con Podemos, pues quedó segundo en su pugna frente a María Dolores de Cospedal, entonces lideresa en el Partido Popular. En las dos posteriores legislaturas, García-Page ganó por mayoría absoluta, aunque no considerable. Tras los comicios autonómicos de 2023, se ha mantenido en el trío superviviente tras el naufragio del PSOE, junto a la baronesa navarra María Chivite, y al barón asturiano Adrián Barbón. En otras trece comunidades gobierna el Partido Popular apoyado —no siempre— por Vox. 

Entre sus placeres favoritos están la buena comida y el mejor vino, tan abundante en su comunidad. En más de una rueda de prensa ha añadido a su habitual sonrisa —es difícil encontrar una foto suya con gesto severo— un chispeante brillo en los ojos. Ruedas de prensa habitualmente torrenciales donde anuncia inversiones millonarias en la región. Minutos después, su actual opositor ‘pepero’, Paco Núñez rebaja las expectativas con declaraciones a la contra, en ese ‘tú más en lo malo y yo más en lo bueno’ que caracteriza el debate público. Innegable, según los analistas que el carisma de Page es muy superior. 

Se ha especulado con que el éxito de García-Page se explica porque unos 100.000 simpatizantes del Partido Popular le otorgan su voto, pues confían más en su gestión que en la de su propio candidato Núñez. Quien, por si fuera poco, tuvo que admitir que había cobrado indebidamente 14.560 euros por gastos de locomoción, cuando utilizaba coche oficial. Estos detalles no son bien vistos por los ciudadanos.

No lo ha reconocido explícitamente, pero es indudable su afición hacia el Real Madrid. Para ver en directo la final de la Liga de Campeones contra el Liverpool, alternó con su hermano gemelo Javier la conducción de un automóvil. Javier es tan idéntico que podría sustituirle en actos oficiales sin que nadie se apercibiera. Recorrieron los más de 1.300 kilómetros entre Toledo y París, para contemplar en directo la victoria número 14 del club blanco en la competición. 

El creador del ‘emilianismo’ se enfrenta al ‘sanchismo’, con una reivindicación de la gestión socialdemócrata sin pactos a la izquierda, frente a las que considera veleidades de Sánchez, como la ley de amnistía y la permanencia en Moncloa a costa de acuerdos contra natura. Queda por saber si sus críticas al actual inquilino del palacio pueden frenar sus supuestas ambiciones. Y no sólo eso. En las elecciones europeas ha ganado el PP en Castilla-La Mancha, irrumpido con mayor fuerza Vox y asomado la oreja Se acabó la fiesta, el partido ‘gamberro’ No terminará los festejos en estas tierras más rurales que industriales, pues las celebraciones religiosas, taurinas, e hípicas se celebran año tras año como en tiempos seculares. García-Page sabe perfectamente que si hiciera caso a animalistas y ateos, perdería el cargo. 

Otra opción que podría barajar es fundar un partido propio —estilo al de Miguel Ángel Revilla en Cantabria— para actuar como bisagra. Pero la movediza política que se está imponiendo en España y en Europa desaconseja las aventuras excesivamente personalistas, excepto aquellas que pretenden hacerse un hueco en la percepción de subvenciones públicas. También es cierto que García-Page es maestro en la estrategia de amagar y no dar. Se verá si, como ha anunciado, presenta recurso a la Ley de Amnistía en el Tribunal Constitucional, como si hará el PP. O si presionará de verdad, en sintonía con Alberto Núñez Feijoo y Santiago Abascal por un adelanto electoral que perjudicaría a Pedro Sánchez.

Close