Escrito por 8:38 pm Las dos caras de...

Las dos caras de… Jaime del Burgo

Por Jano Luna

13 Diciembre 2023

Un joven Jaime del Burgo —regordete, rostro barbilampiño— se codeaba con los ministros más influyentes de José María Aznar, buscando apoyos para su ingente capacidad de innovación empresarial. Venía de una dinastía navarra con raigambre carlista. Su abuelo, Jaime del Burgo I, fue un puntal de la Comunión Tradicionalista contraria a las pretensiones sucesorias de Don Juan de Borbón.

Su padre, Juan Ignacio del Burgo, fue el primer presidente de la Diputación Foral de Navarra. Vivió una larga carrera política, pasando por Unión de Centro Democrático, Unión del Pueblo Navarro y Partido Popular. Contrario a los privilegios ‘vascongados’, pero firme partidario de las prerrogativas forales en su patria chica.

Nada hacía presagiar que Jaime del Burgo Aspiroz, 53 años y estatura mediana, sería conocido en su madurez como Jaime el Conquistador. Y que otro Jaime, apellidado Peñafiel, le llevaría en este diciembre de 2023 a las cumbres del donjuanismo, al revelar en un libro de alto chismorreo el presunto trato carnal del navarro con la actual reina consorte. Fuente informativa: el propio Del Burgo. En su papel de cuñadísimo estuvo cuatro años casado con Telma Ortiz Rocasolano. Pretendía —supuestamente— estar cerca de su auténtica amada real, y también Real. 

Peñafiel, celebérrimo y nonagenario cronista de la ‘jet set’, tiene hace tiempo vedado el acceso al Palacio de la Zarzuela. Su aversión a Letizia Ortiz es consecuencia de la devoción a Juan Carlos I. Culpa a la nuera de haber contribuido con crueldad manifiesta a que el suegro Emérito viva un exilio dorado —y muy aburrido— en una mansión situada en Abu Dabi, capital de los Emiratos Árabes Unidos.

Como todo el planeta ha llegado a saber estos días, Del Burgo Aspiroz ha redactado, en paralelo al libro de Peñafiel, varios tuits detallando su idilio, —hipotéticamente adulterino pues terminó en 2011—, con la esposa de Felipe VI. Los eliminó de inmediato, pero el reproducido abajo permanece. Subrayo las erratas, quizás producto de los nervios. Ataca a Pedro Sánchez y a la monarquía borbónica, con reverencia al Cristo Rey tan querido por los requetés.

El ‘trending topic’ ha cosechado infinitas respuestas. Dos de ellas bastan para conocer una opinión muy extendida. ‘@Capitana_espana’ se presenta así: «Vivo en Cataluña y no hablo catalán. (No me da la gana). Por las mañanas hasta que no me tome un café y me llamen fascista 3 veces mínimo no soy persona».

Por su parte, ’@irezugasti’ se resume como «Politoxicóloga. IR & Seguridad. Políticas de Igualdad. Escribo cuando puedo».

Ambas alcanzan la misma conclusión desde polos opuestos. Y Jaime del Burgo, hoy flaco y calvo, cara afilada de monje tibetano —lo menos parecido a un playboy, pero tan rico como el que más—, opinaba en el diario El Mundo allá por marzo de 2020. 

«A Felipe no le interesa el dinero. El solo quiere ser el mejor rey posible al servicio de la nación (…) posee un gran corazón. Con él España no será un cortijo». 

«Letiziña (sic) es una mujer extraordinaria, una madraza, vive enamorada de su marido, y como consorte aporta tantísimo».

Close