Escrito por 9:33 pm Las dos caras de...

Las dos caras… de Sonsoles Ónega

Alfonso Goizueta y SONSOLES ONEGA / foto EuropaPress


Por Jano Luna


Los estrategas del Premio Planeta de novela han decidido aplicar sinergias y economías de escala a la operación, con el fin de optimizar el rendimiento de su inversión. Pretenden así racionalizar los gastos e irradiar los beneficios tangibles e intangibles sobre todo el grupo. Acaban de asignar el galardón a una profesional relevante, ‘robada’ por Atresmedia a Mediaset. Su gran competidora televisual a la cual asestan, al mismo tiempo, un impacto de imagen.

No es baladí que Sonsoles Ónega —156 centímetros, 46 años en noviembre— esté batiendo los registros de Ana Rosa Quintana —168 centímetros, 67 años cumplidos— en sus respectivos magacines. La exreina de las mañanas no solo pierde el liderazgo vespertino, sino que se enfrenta ahora a una colega con éxito literario. Lenguas maledicentes resucitarán aquel escándalo de 2000, cuando se reveló que la autora primeriza Ana Rosa había contratado a un ‘negro’ para escribir la novela «Sabor a hiel». El negro resultó ser su entonces ‘cuñao’, quien reprodujo —por vagancia o venganza— párrafos enteros pertenecientes a obras de Danielle Steel y Ángeles Mastretta. 

Quintana renunció al arduo oficio de novelista, para consagrarse a sus negocios, que comprenden la productora Unicorn Content y varias empresas inmobiliarias. Con notable rentabilidad, según expresan las cuentas oficiales.

«Sabor a hiel», también publicada por Planeta, está descatalogada y solo se puede comprar en librerías de segunda mano. Mientras, «Las hijas de la criada» firmada por Ónega, prepara su lanzamiento con la primera tirada de 210.000 ejemplares. Fuentes bien informadas aseguran que, desde hace muchos años, la novela premiada  empieza a editarse y maquetarse antes de que se proclame la elegida/o. 

De otra forma sería arduo llegar a librerías el 8 de noviembre. Los ‘bestsellers’ ya no son fruto exclusivo de un creador en horas intempestivas. Las grandes editoriales cuentan con pequeños ejércitos de especialistas para sus ‘bestsellers’, desde correctores ortotipográficos y de estilo, a redactores que dan el toque comercial al producto.

Con sus primeros pasos como escritora de masas, Sonsoles Ónega ha demostrado que a su buen hacer como escritora, periodista y presentadora, añade excelentes dotes actorales. En la ceremonia de entrega, luego de una cena opulenta degustada por políticos y empresarios relevantes, completó una magnífica representación. Desde aparecer visiblemente emocionada y al borde de las lágrimas, al ‘de verdad que no me lo esperaba’. Un día después, en su propio programa, aseguró que ni sus hijos ni sus padres  conocían el asalto a la gloria, a pesar de los inconvenientes que provoca en la conciliación familiar escribir a deshoras.

No he hallado el dato sobre la estatura del finalista, Alfonso Goizueta. Seguramente más de 180 centímetros. La mitad de años que la vencedora. Un dúo de contraste que habrá de viajar en 2024 por España y parte del extranjero, con objetivos promocionales. El jovencísimo Goizueta, de ilustre estirpe, exhibe la sonrisa del torero Jesulín de Ubrique y la prestancia de Rafael Medina, duque de Feria. Destacado militante de Partido Popular, es partidario entusiasta de Isabel Díaz Ayuso, y lo resalta en las redes sociales.

Su novela se llama «La sangre del Padre» y trata sobre las dos caras de… Alejandro Magno.

Hipótesis razonable. ¿Habrá tenido que ver el largo y dadivoso brazo de la megapresidenta con la consagración del jovencísimo experto en historia antigua? Recordaré que Díaz Ayuso concedió en octubre de 2020, por vía de urgencia, un contrato de 14,5 millones de euros a Planeta Educación y a Informática El Corte Inglés. Un mes más tarde otorgó a la Escuela de Administración de Empresas —también del Grupo Planeta— el rango de universidad privada, que se llevaba años demandando a anteriores gobernantes en la   Comunidad de Madrid.

Más sinergias. En Alfonso Goizueta tiene Díaz Ayuso a partir de ahora un referente en su enconada lucha cultural contra las izquierdas. Quizás más que a la consolidación de un literato, hayamos asistido al nacimiento de un líder político. Mucho más presentable que el defenestrado Toni Cantó, dicho sea de paso.

Close