Escrito por 11:48 am Cultura

Libros comentados por sus autores

‘La España ye ye’. 

  Cuando España cambió del blanco y negro al color sin dejar de ser una dictadura.

  Almuzara Editorial. 2023.

Manuel Espín

  Es probable que haya necesidad de contar la historia del XX bajo mimbres distintos a los de la época de la Transición. Hasta ahora parte de los relatos en torno al franquismo se han centrado en las relaciones de poder, los hechos políticos, el ejercicio de la represión, o el juego del conflicto entre los partidarios de la dictadura y la oposición. 

 Sin embargo hay lagunas, y aspectos en su momento minusvalorados o mejor olvidados, como los directamente relacionados con la vida cotidiana de los españoles y españolas que vivieron la época, el cambio de percepción social o la influencia que la irrupción de nuevas culturas y estéticas, como el ‘rock’ o el ‘pop’ tendrían en la sociedad. Destacando la importancia de la cultura, especialmente la popular y sus expresiones, no solo la ‘alta literatura’ sino la música, las canciones, las películas, la radio, las revistas… Anotando factores como la presencia social del coche utilitario, o la decisiva implantación del fin de semana de libranza frente a los anteriores horarios en los que en los colegios se vacacionaba el jueves por la tarde y el sábado era tan lectivo como el resto de los días.

 El formato se aplicó en 2022 a un primer volumen con Almuzara, ‘Vida cotidiana en la España de la posguerra’, en el que los grandes hechos del periodo conocido como ‘franquismo de hierro’, entre 1939 y 1952 se cuentan enmarcados en las expresiones de la vida común, desde la perspectiva de quienes los vivieron y en su mayor parte sufrieron, cualquiera que hubiera sido su ubicación en la guerra civil. Cada capítulo de este libro iba precedido por un apunte de relato en clave de ficción sirviendo para enmarcar cada uno de los contenidos.

 La buena acogida del mercado a ese libro ha propiciado la aplicación de idéntica estructura a ‘La España ye ye’ que en lugar de acercarse a las penurias de los ‘años del hambre’ pone sus ojos en los 60 y el tiempo del desarrollismo, cuando cambiaron las condiciones económicas, se produjo un apunto de transformación en el lenguaje; pero en el que no se dieron pasos en cuando a las políticas, por lo que la dictadura lo siguió siendo de principio a fin hasta poco después de la muerte del dictador. 

 A pesar de ello, la liberación del comercio a partir de 1959 con el final de la autarquía y el creciente proceso de inserción en las estructuras del mundo capitalista representaron un desigual crecimiento económico pero por primera vez aportaban datos positivos respecto a magnitudes con gran influencia en aquellos contenidos que afectaban a españoles de aquél tiempo. Una decisión adoptada por Franco con toda clase de miedos, reticencias y desconfianzas, impulsada por los tecnócratas frente a los partidarios de la retórica autárquica, y que costó fracturas personales internas; como se especifica en el libro con la salida de Suanzes de la presidencia del INI en 1963.

 ‘La España ye ye’ está estructurada en distintos temas. Entre ellos: el contubernio de Munich, el gobierno el 62 con la llegada de Fraga a Información y Turismo,  las inundaciones de Sevilla y el Vallés (Cataluña), el caso Grimau, la campaña de los ‘XXV Años de Paz’, el impacto del Concilio en la sociedad española, la presencia de España en la Feria de Nueva York, Kennedy y el poder franquista, el turismo, la ‘España faldicorta’…También asuntos como Los Beatles en su capítulo español, el ‘imperio Bronston’ y los rodajes de películas extranjeras en el país, el nacimiento del llamado ‘nuevo cine español’, o el lanzamiento de Los Brincos, primer exponente del ‘pop español’ , impulsado desde una discográfica vinculada al Opus Dei, algo muy propio de aquella época. 

 Como elemento transversal aparece la vida cotidiana entre 1966 y 1976 donde las imágenes públicas sufrieron un gran cambio apuntando hacia estéticas que simbolizaban nuevos valores. El tiempo en el que aparecía la minifalda, con un obispo que pidió al ministro Fraga su prohibición por decreto, y la televisión empezaba a ser interclasista lejos del juguete para las élites de Madrid y Barcelona que había constituido en sus orígenes en 1956.

 Los contenidos están contados en buena medida a través de sus protagonistas: por suerte todavía con testigos que tuvieron presencia en ese tiempo. Los lectores podrán encontrarse con nuevas perspectivas y visiones alejadas de cualquier nostalgia, porque el libro no está planteado pensando solo en quienes vivieron la época sino en nuevas generaciones. A quienes resultarán sorprendentes  por contraste, revelaciones sobre aquella España que en su epidermis se transparenta a través de las películas de ‘Cine de barrio’. 

 Un país donde en 1963 o 64 podían adquirirse viviendas en la periferia de las grandes ciudades por 150.000 o 300.000 pesetas, se ofertaban pisos de 5 habitaciones;  pero donde había enorme chabolismo en los entornos urbanos, casas sin agua corriente ni servicios higiénicos, en el que el litoral se transformaba de manera brutal. Una sociedad en la que el poder no necesitaba dar cuentas a sus súbditos pero donde por vez primera palabras antes denostadas como ‘progreso’ o ‘Europa’ empezaban a ser asumidas con normalidad.

 En el libro aparecen testimonios singulares sobre temas no siempre divulgados tanto respecto a asuntos de estado (por ejemplo, el peculiar trasfondo de las relaciones entre las administraciones de Franco y de Kennedy) como respecto a los personajes de la época. 

 Lo que nos permite visitar aspectos tan diversos como los días de John Lennon en Almería donde filmaba ‘Cómo gané la guerra’, conocer el trasfondo económico-social de los rodajes de las películas de Samuel Bronston insertadas dentro de lo que hoy podríamos denominar la ‘ingeniería financiera’ pero que apostaron un barniz cosmopolita a una sociedad que dejaba de ser un territorio cerrado. O los peculiares y asombrosos entresijos del Contubernio de Munich, bajo un cruce entre las perspectivas de la historia y la vida cotidiana de las personas de aquella España hoy desconocida pero cuyas imágenes siguen presentes a través de sus viejas películas, que ya se empezaban a hacer en color. 

Close