Escrito por 11:41 am Economía

Mientras los Grifols se forran, su compañía se ahoga en deudas

Por José Sanuy

9 enero 2024

Gotham City Research puede asestar la puntilla final a la farmacéutica catalana vendedora de plasma sanguíneo por maquillar sus cuentas presentando un endeudamiento mucho menor del que tiene que la compañía sitúa en 9191,3 millones, lo que supera en siete veces el ebitda de la farmacéutica. 

“Creemos que sus acciones probablemente valen cero, sin valor o sujetas a una dilución masiva debido a las ampliaciones de capital necesarias para llevar la deuda de Grifols a niveles sostenibles» afirma Gotham City, el hedge fund estadounidense.

De poco ha servido que los Grifols se despidieran a si mismos entregando todos los poderes a Thomas Glanzmann pero Gotham asegura que es una argucia ya que Glanzmann lleva en la compañía familiar desde 2006, y ya estaba en el consejo cuando se produjeron las transacciones sospechosas. 

 A la familia Grifols se le calcula un patrimonio superior a los 4.000 millones de euros y siempre figura en la lista de los más ricos de Cataluña y de España.

Víctor Grifols Roura, nietro del fundador,  ha dejado a finales de diciembre del pasado año su cargo en el consejo de administración. Fue consejero delegado de Grifols hasta 2017 y presidente no ejecutivo hasta 2022, para calmar a los mercados ante una caída en picado de sus acciones.

Independentista radical

Hombre carismático, empresario visionario, artífice de la transformación de una pequeña farmacéutica familiar en una multinacional; alérgico a las entrevistas y sin embargo, especialista en declaraciones ‘sonadas’. La que más cola trajo, y le persigue desde entonces para su disgusto, es la que pronunció arengando al entonces presidente de la Generalitat, y amigo personal, Artur Mas, que preparaba en 2014 la consulta del 9-N, diciendo “Tiri endavant, president. No s’arronsi” (“Tire adelante, presidente. No se arrugue”) que tuvo un tremendo eco mediático puesto que eran pocos los empresarios que por aquel entonces se ‘mojaban’ con el asunto de la independencia de Cataluña. 

Tiempo después, la Generalitat, ya con Carles Puigdemont en el sillón en el Palacio de la Plaza de san Jaume, le reconoció con la Creu de Sant Jordi, el principal galardón que concede el gobierno catalán. 

Estuvo mucho tiempo sin hablar tan explícitamente, porque el arranque de sinceridad le salió caro y tampoco le dio réditos en Cataluña. El independentismo no le perdonó que después de haberlo convertido en su referente empresarial, él que se quedó cuando todos los demás se fueron, trasladara a Dublín (Irlanda) un año después la gestión de tres cuartas partes de su negocio por motivos tributarios y regulatorios. 

Cuatro años después, Grífols, volvió a perder el miedo a decir lo que piensa y en una entrevista en Catalunya Ràdio pidió que se pueda celebrar en Catalunya un “referéndum correcto” y “se acate resultado”. “Yo sigo siendo referendumtista”, reiteró. 

Lo cierto es que Grifols es la única empresa del Ibex 35 que mantuvo su sede en Catalunya tras el referéndum ilegal del 1-O y que la mantiene aún. Es, junto con Almirall, la única farmacéutica que se mantuvo en un sector que puso los pies en polvorosa. 

La primera compañía que decidió abandonar Cataluña fue Oryzon Genomics, ahora con su sede social en Madrid. A la biotecnológica no tardaron en seguirle, entre otras. SegurCaixa Adeslas, integrada en Grupo Mutua Madrileña, Laboratorios Stada, Catalana Occidente, DVD Dental y el Grupo Indukern, Idilia Foods, Klockner, Proclinic, Laboratorios Ordesa, Pangea Oncology, Sanantur, Axa España o el laboratorio farmacéutico Uxufarma.

83 años de historia…

En 1940 el doctor Josep Antoni Grífols i Roig funda junto con sus hijos los Laboratorios Grifols en Barcelona, cuya actividad se centraba en el análisis clínico, la fabricación de vacunas y las transfusiones sanguíneas. Son pioneros en la transfusión indirecta patentando el primer instrumento para realizar transfusiones sanguíneas a distancia, la flébula transfusora, cuando la Primera Guerra Mundial disparó el interés internacional por las transfusiones sanguíneas. 

En 1997 Grifols abrió un museo en Barcelona, en el lugar donde nació la empresa donde se alberga la sede de la Fundación Víctor Grifols Lucas. 

El terrible Gotham City Research

No se olvida en el mercado cuando, en 2014 el hedge fund acabó con Let´s Gowex que proclamaba ser la reina del WiFi gratis a la que el fondo americano sostenía que sus acciones no valían nada, pues alrededor del 90% de los ingresos reportados no existían pues su facturación real no pasaba de los diez millones. 

Su presidente, Jenaro García se declaró culpable de delito económico, aunque no llegó a entrar en la cárcel. La compañía pidió concurso de acreedores, que aún no se ha resuelto, por el que la Fiscalía Anticorrupción pedía 18 años de prisión por varios delitos, entre ellos el de fraude a inversores.

Close