Escrito por 8:13 pm Dossier

Quién es Alberto Núñez Feijóo


Foto EuropaPress


Por José García Abad


Un alto miembro del gobierno me decía: “Feijóo que no hace más que proclamar moderación y buenos modos y que asegura que no viene a insultar a Sánchez y, sin embargo no ceja de insultarle e insultarnos y mentir sin complejos o proporcionar datos falsos que no se si lo hace por maldad o por ignorancia. Pero ¿no tiene este hombre alguien que le tenga bien informado, que le nutra de argumentos válidos?”.

En mi opinión el hecho que me aporta la alta personalidad del gobierno es cierto y responde a una contradicción básica de Alberto Núñez Feijóo. El hoy presidente del PP y candidato a gobernar la nación, ha ostentado, durante los 16 años que presidió la junta de Galicia tras cuatro elecciones ganadas con mayoría absoluta, desde 2009 a 2020,  este código de conducta: moderación y buenos modos, e incluso un rechazo de todo sectarismo llevado hasta el extremo de no sacar el carné del partido al que se apuntó recientemente. 

Sin embargo esa conducta es imposible mantener como presidente del PP  en un momento en que la moderación no se lleva en ese partido donde es tachada de traición. Ahí está Isabel Díez Ayuso para recordárselo. 

Lo que Feijóo aportó para alcanzar la presidencia del PP fueron justamente las cuatro mayorías absolutas obtenidas en Galicia pero no es suficiente para situarse en la séptima planta? De la sede nacional de la calle Génova. Ya se sabe que Galicia, a diferencia de otras regiones de España,  es más bien de derechas de toda la vida, donde Fraga gobernó durante otras cuatro legislaturas con mayoría absoluta. Es  la Baviera de España, como la definió el candidato popular en el XX congreso en el que fue legitimado como presidente del partido dirigiéndose al representante de la derecha alemana. 

¿Se puede ser contundente y a la vez moderado?

Fabricar mayorías absolutas es la mejor carta de presentación pero el galleguismo puede sr un inconveniente si no se administra con gracia. Es interesante lo que opina  el profesor Ricardo Gómez Díez experto en Comunicación y Reputación para el libro de Graciano Palomo “Siete días de furia y puñales”  publicado en La Esfera de los Libros: “¿Qué ocurre o ocurrirá con Feijóo? ¿Se puede ser contundente y a la vez moderado? Esa será la gran ecuación desde un punto de vista de reputación (…) comprender  que España no es Galicia. Hacer de “gallegazo” no es rentable cuando te tienen que votar también en Andalucía o Castilla. Otro error: intentar ser un Rajoy 2. No basta con la experiencia de gestión. Sin emoción no hay gestión valorada. Si el valor de una buena gestión no es percibido, no hay buena gestión. De esto se olvidó Rajoy. Otro error a evitar:   no te votarán por lo que has hecho sino lo que piensen que vas a hacer a partir de ahora. La política es ante todo un acto de comunicación y relación emocional positivo con los ciudadanos, además de una buena gestión, por supuesto.

El reto de Feijóo, si llega finalmente a la Presidencia del Gobierno, es no solo ser el tercer presidente popular en la historia, sino el primero en no perder el gobierno sin que el país viva crisis alguna. Para ello necesita equilibrar sus equipos con perfiles de gestión y perfiles de comunicación”.

El galleguismo de Feijóo no fue incompatible con la dirección del Insalud donde le puso su gran protector José Manuel Romay a quien a José María Aznar nombró ministro de Sanidad en cuyo cargo permaneció cuatro años hasta que Aznar colocó al frente del ministerio a Celia Villalobos. Entonces Francisco Álvarez Cascos le nombre presidente de Correos. Es cuando Feijóo saca el carné del PP.

Con el narco Marcial Dorado

José Hermida saca en El País del 31 de marzo de 2013 una foto en portada de mediados de los 90 en el que aparecen Feijóo con Dorado en su yate con el título “Núñez Feijóo y el contrabandista”.

Según cuenta Fran Balado en “El Viaje de Feijóo”, Marcial Dorado y Feijóo se conocieron a través de Manuel Cruz, hombre de confianza del narco y chofer de varios consejeros, como Romay Beccaría cuando Feijóo gobernaba el Insalud. 

El País relata que Feijóo mantuvo contacto con el narco cuando ya era objeto de investigación y narra que Feijóo también viajó a Ibiza y Cascais con el narco y destaca: “Dos décadas de política de contrabando. La derecha gallega y los traficantes de tabaco, luego narcos, entretejieron relaciones en los ochenta y noventa”.

Como escribió Inmaculada Sánchez en Ojo Avizor en su artículo “El PP engulle a Feijóo” “Madrid no es Galicia. Ni La Moncloa el Pazo de Raxoi. Alberto Núñez Feijóo ya debe haberse dado cuenta casi año y medio después de haber sido elegido presidente del Partido Popular, un liderazgo que se resistió a asumir si no se le ofrecía por aclamación. Es lo que tiene venir acostumbrado a mayorías absolutas y a la ausencia de Vox en el parlamento gallego. 

Señala Inmaculada Sánchez que al ‘serio’, ‘moderado’ y ‘solvente’ político gallego, tantas veces reclamado desde las oficinas centrales de su partido como talismán ganador,  la realidad de las urnas le puso los pies en la tierra de Génova 13 y de la oposición en el Congreso de los Diputados. Y no parece que sepa todavía caminar por suelos tan inestables.

Desde que la aciaga noche del 23-J se truncara la alfombra roja hacia La Moncloa en la que venía a transitar, Alberto Núñez Feijóo no ha conseguido mantenerse resuelto y erguido a los mandos del PP. Los vaivenes en la estrategia se suceden y los nervios y las críticas internas acechan tras cada esquina. 

Con todo, el mayor enredo para Feijóo no fue recrear la foto del reiterado portazo del PNV al PP sino su intención de negociar con los separatistas de Junts que lidera el ’demonio’ Puigdemont.  Nadie podía digerir ese giro en el PP pero hubieron de pasar semanas para que el gallego anunciara que “mejor nos ahorramos el encuentro”, después de que se conocieran algunos contactos de su equipo.

El resbalón más sonado fue la convocatoria de un gran acto cívico en Madrid contra la futurible ley de amnistía que prepara el PSOE para los independentistas catalanes, anunciado solo después de que Aznar lo reclamara públicamente. 

No sólo es Ayuso o Aznar, o el ala dura del PP, quien acecha al inseguro Feijóo. Es la indigestión del 23-J y la ira por la frustrada victoria la que alimenta a sus críticos y enturbia cada paso de un dirigente al que todavía se percibe escasamente preparado para lidiar en plazas de primera categoría. 

“No tiene una gran carga ideológica”

Según el periodista de La Voz de Galicia, Juan María Capeáns, Feijóo “no tiene una gran carga ideológica. Es decir es un liberal convencido, y no se mete en asuntos en los que sectores del PP nacional entran al trapo, como la familia, la Iglesia etc. Feijóo tiene eso muy superado, y es un gran defensor de que sea cuestión exclusivamente de la esfera privada de las personas”.

Algo que al periodista de ABC, Víctor Ruiz de Almirón le parece un error. “Resulta nuclear – observa Ruiz de Almirón – que cuando se piense en la alternancia política se observe una alternativa identificable. Más allá del mero relevo por desgaste del adversario. Pero en el caso del centro derecha poder tener un discurso reconocible en natalidad, familia, conciliación laboral, juventud, infancia… es imperativo”. En su opinión “el rechazo a Sánchez y un retoque fiscal a la baja no son un proyecto político”

Como Dorian Gray

Ana Pontón, portavoz nacional del BNG que conoce al personaje desde hace muchos años le compara con Dorian Gray, el personaje de Oscar Wilde que llega a un pacto con el diablo para que envejezca un retrato suyo en su lugar, para advertir que “debajo de la alfombra hay una cara B de F” (…) Ni buen gestor, ni una persona con una capacidad de liderazgo `potente – como demostró cuando no se atrevió a competir para suceder a Rajoy -, ni moderado”  «De moderación, nada; lo que pasa es que todo eso se edulcora. Dos meses después de ganar las elecciones autonómicas de 2020, ante el buen resultado del BNG se dedica a desacreditarme personalmente, embarrando el debate, haciendo oposición de la oposición” (…) cuando llega a la Xunta en 2009, la primera ley que toma en consideración viene promovida por una asociación antiabortista. También hubo un recorte de ayudas   a las víctimas de la violencia”

“Un gran político que ha hecho una política muy pequeña”

Una persona que mejor conoce la política autonómica y que pide mantenerse en el anonimato le cuenta a Fran Balado

“¿Feijóo es un gran político? Sin duda, porque a los políticos se les mide, sobre todo, por sus resultados. Y sus resultados están ahí. Sin embargo, sus críticos consideran que es un gran político que ha hecho una política muy pequeña. La falta de ideología, su desideologización, es algo bueno para ganar las elecciones, pero ¿cuál es su impronta? ¿Ha gestionado bien? Es cierto que  limpió y ordenó la casa. Conoce muy bien los procesos administrativos. Pero ¿Cuál es su impronta? ¿la fusión de los concellos? ¿en que se quedó? ¿recortar el Parlamento? Feijóo ha ido capeando el temporal, se ha ido haciendo bastante más afable y ha aprendido a hacer campañas. Hace campaña durante cuatro años y a medida que se aproximan las elecciones, mantiene un perfil bajo. Además, tiene algunas habilidades que no tienen muchos políticos; es un parlamentario medianamente hábil, y todavía es más habilidoso en las entrevistas. Es un niño que estudia la lección todos los días. Oposita todos los días. Pero en Galicia tenemos el problema de las electrointensivas, la descarbonización, los astilleros… ¿Es su culpa? Posiblemente no puede ser un transformador, por el contexto de crisis que le ha tocado gobernar. Pero, por ejemplo, presume de las exportaciones, y sin embargo son todas de Inditex y de una empresa francesa asentada en Vigo (Citroën)”

Solo presume de niño de aldea con los nacionalistas gallegos

Con frecuencia presume Feijóo de ser un chico de aldea pero no pone el énfasis en esa condición salvo cuando tiene que vérselas con los nacionalistas gallegos. Es consciente que eso ya no cuenta, que ya no avergüenza la riqueza. 

Precisamente el periodista gallego Fran Balado subtitula su libro “El Viaje de Feijóo” publicado en La Esfera de los Libros, Noviembre de 2021¨ “el niño de aldea que nunca perdió unas elecciones” 

Pedro Arias Veira, redactor de La voz de Galicia lo define perspicazmente como: “un político nacido y criado en la Galicia Rural, titulado en la urbana y consagrado profesionalmente en la dura competitividad madrileña”.

Nació en Os Peares, una aldea entre Orense y Monforte de Lemos , de unos sesenta habitantes, del  municipio de La Peroja perteneciente a Orense. Fue un niño de aldea cuyos padres ,  Saturnino Núñez y Sira Feijóo que tenían un pequeño colmado se sacrificaron para que el niño se trasladara a un internado de León para la educación primaria y el bachiller en Orense, en ambos casos con los maristas, y la carrera de Derecho en Santiago de Compostela. Una vez que su padre quedó en el paro se tuvo que conformar con unas oposiciones relativamente facilitas para funcionario autonómico que le permitió ingresar en la consejería de Hacienda donde conocería a Mariano Rajoy, a la sazón vicepresidente de la Xunta.

Un buen patrimonio

No aparece Feijóo en la liga de los políticos más ricos pero posee un buen patrimonio redondeado con el de su esposa,  Eva Cárdenas, que fue directora de Zara Home y se jubiló con un pastón y que ahora tiene una empresa propia, “Sargadelos.

Posee una vivienda en Madrid, un piso con garaje en Vigo donde vive su madre; una casa en Moaña (O Morrazo) y una finca rústica en Ames, cerca de Santiago.

Su mujer posee un superpiso en el centro de Coruña, una vivienda con vistas al mar en O Morrazo, un chalé en la urbanización de Oleiros y otras dos propiedades inmobiliarias.

Rodeado de periodistas

No puede decirse que Feijóo no comprenda la importancia de lo mediático. En su periodo galaico contaba en su equipo con los siguientes periodistas:

Mar Sánchez Sierra que fue directora general de medios en la Xunta que le acompañó en el Insalud y en  Correos fue redactora de La Voz de Galicia.  

Lucas Martinón, que le redactaba sus discursos procedía del diario La Región a quien le sucedió Marcos Gómez del Xornal de Galicia.

Contó también con Luis de la Matta del diario ABC ; con Marta Varela, periodista de la Cope y de Europa Press a quien fichó como directora general del gabinete de la Presidencia de la Xunta. En el congreso nacional del PP que eligió a Feijóo para presiente Marta Varela le hace dos discursos : uno para presentar su candidatura y el otro ya como presidente. 

Close