Escrito por 1:01 pm Política

Sánchez emprende la ‘ruta de la normalización’

La ‘ruta de la normalización’ se inició, no obstante, el pasado octubre, con una foto para la  historia, la del presidente del Gobierno reuniéndose en el Congreso con la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurúa y el senador de EH Bildu Gorka Elejabarrieta. Cinco años después de que los diputados de la izquierda abertzale formaran parte del bloque de la investidura de Sánchez éste les reconocía su legitimidad como socios a la vista de todos los españoles. Foto:  Eduardo Parra / Europa Press

Inmaculada Sánchez*

20 Diciembre 2023

Pedro Sánchez afronta el fin de 2023 como el arranque definitivo de su nueva etapa al frente del Gobierno con un imperioso objetivo: que la ‘normalidad’ vuelva a reinar en la convulsa escena política española.  En esa hoja de ruta se incluye el primer encuentro con Feijóo tras su investidura pero también los que ya ha asumido sin rodeos que tendrá durante la legislatura con Puigdemont y con Junqueras. ‘Normalizar’ es ahora el renovado mantra del Gobierno.

Al presidente se le notó feliz y relajado en la tradicional Copa de Navidad que Moncloa ofreció a los periodistas este pasado martes. Tanto, que ya no eludió asuntos delicados en su charla informal con los medios como durante semanas hizo con la Ley de Amnistía, sin querer pronunciar siquiera la temida palabra.

Hoy, investido presidente, con Gobierno y mandato en marcha, parece haber optado por asumir la realidad de la legislatura de frente. No solo se reunirá, públicamente y con foto, con Carles Puigdemont y con Oriol Junqueras, sino que “nos hartaremos de ver fotos suyas con ambos”, llegó a comentar distendido.

La ‘ruta de la normalización’ se inició, no obstante, el pasado octubre, con otra foto para la  historia, la del presidente del Gobierno reuniéndose en el Congreso, cordialidad y apretón de manos incluidos, con la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurúa. Cinco años después de que los diputados de la izquierda abertzale formaran parte del bloque de la investidura de Sánchez éste les reconocía su legitimidad como socios a la vista de todos los españoles.

También en unos días, los socialistas navarros votarán una moción de censura en el ayuntamiento de Pamplona para  desalojar de la alcaldía a UPN y dar el bastón de mando a Bildu. “Hechos puntuales”, señalan desde el PSOE para contestar las feroces críticas del PP, que continúa acusando a los socialistas de “gobernar con etarras”. Pero, esta misma semana, el ministro Oscar Puente afirmaba en un acto público que “EH Bildu tiene derecho a la vida política como el que más”, La decisión está tomada y es firme.

Si el encuentro con Puigdemont llega después de que esté aprobada la Ley de Amnistía, como prefiere Moncloa, o se precipita antes si se enredan otras leyes tan cruciales como la de Presupuestos y los independentistas vuelven a hacer valer su poderío, forma parte de las incógnitas del recorrido. Pero el anuncio, en sí mismo, de que se producirá ya confirma posiciones y que este Gobierno tiene cuerda para rato.

Reincorporar a la vida política normalizada a la izquierda abertzale, 12 años después de que ETA dejara de matar, es algo que ya ha hecho la sociedad vasca en las últimas convocatoria electorales, en las que le ha dado su respaldo con una espectacular subida en votos que ya hace peligrar la histórica hegemonía del PNV.

Los delitos de los independentistas catalanes están más recientes, pero no vertieron sangre y su regreso al sistema puede conjurar que se vuelvan a producir situaciones de ilegalidad y enfrentamiento social como en 2017. En las próximas elecciones autonómicas los catalanes dirán si Sánchez acierta con el camino. “Falta que Illa sea president”, aseguran en Moncloa.

En todo caso, el camino a la normalización de la izquierda abertzale y el independentismo catalán ya se muestra irreversible y Feijóo debería tomar nota, si termina de digerir lo que pasó el 23-J y alguno de los analistas de Génova le explica que fueron los votantes catalanes, en buna medida, quienes le arrebataron el triunfo. 

•         Periodista. Exdirectora de EL SIGLO (2011-2023), colaboradora y analista política en TVE, Telemadrid y otros medios.

Close