Escrito por 4:41 pm Tribunas

Se cumplen 75 años de la Declaración de los Derechos Humanos

Carlos Berzosa

13 diciembre 2023

El 10 de diciembre de 1948 se aprobaba por la Asamblea de las Naciones Unidas la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La Declaración, que se presenta como «ideal común  por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse», no tiene la forma de un convenio internacional, sino el de una simple resolución adoptada por la Asamblea General. Así pues no tiene más que una fuerza moral que no implica compromiso jurídico específico preciso, excepto para los Estados que se refieren a ella en su Constitución. Sin embargo, tal como está, su alcance es enorme por la universalidad de su mensaje; es la primera referencia a las libertades fundamentales común a todos los pueblos de la tierra.

En el preámbulo entre los diversos Considerandos que se tienen en cuenta en el segundo se señala» que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad, y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en  que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias.  

Por desgracia, los actos de barbarie no han dejado de producirse y la liberación del temor y la miseria no han tenido lugar. En estos 75  años se han producido avances y retrocesos, de modo que se está ante un mundo dividido ante la aplicación de estos derechos. Sigue habiendo guerras, dictaduras, terrorismo, violencia, desigualdad de género, emigrantes y refugiados, machismo, racismo, xenofobia y homofobia. Son muchas personas las que sufren discriminación en la mayor parte de los países del mundo. En muchos casos, el balance resulta un tanto desolador. 

Se vive en un mundo tremendamente violento, pues a pesar de los avances conseguidos, hay una cantidad de guerras  y genocidios que se han cometido y se siguen cometiendo. En los tiempos más cercanos se han vivido bastantes guerras, cuya enumeración supondría un artículo entero, pero entre las que cabría destacar la de Sudán, Yemen, Siria, Rusia y Ucrania, que han generado miles de refugiados. Así como, la toma del poder de los talibanes  en Afganistán.

Mención aparte entre las diversas barbaries, pues no es una guerra,  es el ataque que Israel está perpetrando a una población indefensa y atrapada en una franja de la que no puede salir. Es un  horror lo que se está viviendo en Gaza, aunque también se está extendiendo a Cisjordania, con muerte a miles de civiles y de niños, se está, por tanto, ante un infanticidio. Ataque a hospitales que ponen  de manifiesto la inhumanidad del gobierno de Israel. Unas muertes que no solo se producen por bombas y fusiles, sino también por hambre y sed, así como por enfermedades contraídas por hacinamiento y ante las que no hay medios suficientes para atajarlas. Una ayuda humanitaria insuficiente para abordar la dimensión de la tragedia que está causando tantos damnificados. Una violación absoluta de los derechos humanos. 

Los  hechos que se están dando  son de una gravedad extrema ante los cuales nos encontramos impotentes, a pesar de las manifestaciones multitudinarias de protesta que se están dando en muchos países. Tampoco las Naciones Unidas son capaces de parar a Israel en la barbaridad que está cometiendo. Una barbaridad que está conduciendo al exterminio de la población palestina.

Un aniversario el de los 75 años cubierto de luto. Por ello hoy más que nunca es una necesidad la extensión de la toma de conciencia sobre los derechos humanos, que deber ser una guía fundamental para avanzar en su cumplimiento. Con este fin la Federación de Asociaciones  de Promoción y Defensa de los Derechos Humanos, a la que pertenezco representando a CEAR, organiza todos los años en esta fecha unas jornadas para reflexionar sobre lo que supone la Declaración de las Naciones Unidas, con sus fortalezas y debilidades. Este año han impartido conferencias Elisa Veiga, ex magistrada, y Federico Mayor Zaragoza, ex presidente de la Unesco y Presidente de la Fundación Cultura de Paz. Dos buenas intervenciones seguidas de coloquio. En la segunda parte se presentó el libro El arte de ejercer la Ciudadanía. Reflexiones y conversaciones sobre derechos humanos en un tiempo convulso de Carlos Berzosa, Emilio José Gómez Ciriano, y Francisca Sauquillo (Icaria, 2023), los tres somos miembros de la Federación, y lo que nos impulsó a escribir fue precisamente el setenta y cinco aniversario de la Declaración de las Naciones Unidas. Las dos sesiones fueron moderadas por María José Moreno, presidenta de la Federación. En mi artículo, como economista, me he ocupado de los derechos económicos y sociales. Una importante contribución de esta Declaración y en lo que hay mucho aún por hacer, no solamente en los países subdesarrollados, sino en las democracias de los países avanzados en los que la implantación de las políticas neoliberales está suponiendo un retroceso en unos derechos que por lo general se habían logrado.  

Close