Escrito por 2:14 pm Justicia

Sobre el “lawfare judicial” y el “moneyfare judicial”

Miguel Bernard, secretario general de Mans Limpias. Foto: Europa Press

Justificado escándalo ha originado que un juez de Madrid (J. C. Peinado), haya abierto una causa a raíz de una denuncia contra la esposa del Presidente del Gobierno, presentada por el falsamente denominado Sindicato “Manos Limpias”. Y como las cosas y los casos hay que contemplarlos en su contexto y con sus antecedentes, en esta colaboración nos ceñiremos especialmente a ambos aspectos.

A) La primera pregunta a hacerse es ¿quiénes son los dirigentes de Manos Limpias?, y la respuesta ya nos la ofrecieron los núms. 1006 y 1152 de la tristemente extinta Revista “EL SIGLO” de hace justamente ahora OCHO LARGOS AÑOS (el “vicio” de consultar la hemeroteca suele gratificar con interesantes resultados), con motivo de la decisión del Juez Pedraz adoptada en abril de 2016 de detener y acordar el ingreso en prisión de una pareja tal indisolublemente unida como son Luis Pineda y Miguel Bernad, unión debida a un doble motivo, económico y político, el primero por su común objetivo de ganar ilícitamente dinero ( y de ahí el afortunado título del artículo de la citada revista:”Manos Llenas”), y el segundo, por operar desde una posición política de ultraderecha en las acciones judiciales del impropiamente denominado “sindicato”.

b) Sus “modus operandi”. Operaban desde tres vías de actuación: a) La primera de ellas era la organización de jornadas jurídicas sobre diversos temas, invitando y pagando a ilustres miembros de la judicatura (del Tribunal Supremo y de Audiencias provinciales) para ganarse las simpatía de los jueces; y resulta ilustrativo que el propio Pineda descaradamente reconoció que con esas jornadas pretendían primordialmente, ganar las simpatías de los jueces afirmando “si tú no pagas, ¿qué simpatías ganas? , tal como recogió el Auto del Juez Pedraz de 18 de abril de 2016 por el que envió a prisión (entre otros más) a los dos citados. A este tema nos referíamos en nuestra colaboración en la citada Revista de junio de 2016, que titulábamos “Los jueces amigos” y que fue recogida en nuestro libro “Misceláneas Jurídicas”

En estos casos no se puede hablar propiamente de “lawfare judicial” pero sí (permítasenos la invención del término) “moneyfare judicial”, esto es, los emolumentos se pagaban a los jueces con el denostable objetivo de tenerlos de su lado en los casos judiciales en que se vieran envueltos o ellos instasen. Sobre este tema de los sobresueldos de los miembros de la judicatura, mucho habría que escribir … y lo haré, sin perjuicio de traer a colación lo dicho al respecto por el nada sospechoso de progresista diario ABC el 9 de mayo de 2016, que comentó positivamente la decisión del Juez Pedraz, y afirmaba que “Manos Limpias era un chiringuito que se aprovecha de la acusación popular para enriquecerse ilícitamente”.

c) El segundo de los modos de actuar era pura y simplemente la extorsión dirigida a importantes empresas, como señaló la Sentencia de la Audiencia Nacional núm. 14/2021 de 9 de julio de ese año, para que las entidades accediesen a las pretensiones económicas que se encubrían “a través de convenios publicitarios u otras fórmulas”, y si no se avenían a ello, efectuaban “informaciones negativas reputacionales” de ellas, para que se rindieran a sus pretensiones económicas, enmascarándose los pagos que recibiesen de las entidades de diversas formas. 

Todo ello lo reflejaban los HECHOS PROBADOS de la referida Sentencia, que se referían pormenorizadamente a TREINTA casos de empresas afectadas por las presiones de la coyunda entre AUSBANC (Luis Pineda) y MANOS LIMPIAS (M. Bernad), probanzas éstas respetadas por el Tribunal Supremo en su reciente Sentencia de 11 de marzo de 2024, la cual pese a ello, revocó la de la Audiencia Nacional absolviendo a los citados de los delitos de extorsión por los que habían sido condenados. Más adelante nos referiremos brevemente a ella, no obstante ya procede recordar que de su proceder se hizo eco el diario EL PAIS de 21 de abril de 2016, afirmando en su editorial que “AUSBANC extorsionaba a particulares y empresas y pagaba a jueces y fiscales”.

d) Y el tercero de los modus operandi que deseamos reflejar, es el referido a acciones judiciales -no económicas- sino de textura claramente política, como es la recientemente presentada por “Manos Limpias” contra la esposa del Presidente del Gobierno, cuya causa inmediata es, obviamente, la absolución por el TS del denunciante (Bernad) antes referida y que implica ejercitar una acción popular desde el prisma de la ultraderecha, sin pretensiones lucrativas, pero sí, torticeramente, con objetivo político. No debe olvidarse que nuestro tan citado Bernad fue nombrado “Caballero de Honor” en diciembre de 2011 por la ultraderechista Fundación Francisco Franco, premio que le fue otorgado “por los servicios en defensa de los ideales del Movimiento” (procede recordar a los más jóvenes que el tal “Movimiento” era uno de los textos “constitucionales” de la dictadura franquista, publicado el 16-5-1958 siguiendo su texto el paradigma documental fascista mussoliniano). 

Es Bernad un profesional del Derecho torcido, que encuentra indebido acogimiento de sus acciones judiciales, exclusivamente, cuando se reciben por jueces, que aunque tengan menos intensidad en las posturas políticas de las que él ostenta, coinciden en lo sustancial con las suyas. Y tal sin duda es lo sucedido con la admisión a trámite de la denuncia por el Juez Peinado (¿habrá que aclarar que éste pertenece a la asociación de jueces más conservadora existente?). Pero a él y a lo resuelto por el Tribunal Supremo revocando la condena de esa pandilla, le dedicaremos otra próxima colaboración, si se nos permite, para que ésta no tenga excesiva extensión, y creo que sí lo haré pues conozco la trayectoria democrática del propietario de este medio de comunicación.        

José Mariano Benítez de Lugo

Presidente Honorario de la Asociación de Abogados Demócratas por Europa. Medalla de honor del Colegio de Abogados de Madrid.

Close