Escrito por 7:51 pm Economía

Una cierta carencia en el estudio de la desigualdad

La distribución de la renta bastante ausente en las facultades de economía

Carlos Berzosa

Los días 28 y 29 de mayo se han celebrado en Madrid unas jornadas organizadas por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sobre Desigualdades y Exclusión social. Las temáticas de las diferentes sesiones fueron: Desigualdades sociales hoy; Desigualdades de género y edad; Desigualdades económicas y sociales; y Tendencias en desigualdad social en un mundo en transformación. En total 17 ponentes, de los cuales 14 sociólogos/as, y 3 economistas. Entre las ponencias del área de sociología había igualdad de género, lo que no ocurrió con los economistas que fuimos los pocos participantes varones, así que desequilibramos la balanza. A su vez tres hombres y una mujer éramos ya jubilados y profesores eméritos. Unas jornadas en las que coexistimos dos áreas de conocimiento, hombres y mujeres, veteranos y jóvenes. Una rica experiencia sin duda por todo ello, pero que también nos pareció desde la economía, así lo comentamos entre los asistentes de nuestro gremio, lo interesante que nos parecían los trabajos efectuados desde la sociología.

Esta relación entre áreas de conocimiento en ciencias sociales me recordó a Rodrik cuando en su libro Las leyes de la economía (Deusto, 2016) narra la experiencia que supuso durante dos años su estancia en el Instituto de Estudios Avanzados(IAS) que comenzó en el verano de 2013.La Escuela de Ciencias sociales del IAS recibía la visita de diferentes profesores con los que Rodrik tuvo contacto- procedentes de las ramas de antropología, sociología, historia, filosofía y ciencias políticas, además de la economía-,y lo que le llamó mucho la atención la existencia de un fuerte trasfondo de desconfianza hacia los economistas. Para ellos, los economistas o bien manifestaban lo obvio, o bien se extralimitaban al aplicar marcos teóricos simples a fenómenos sociales complejos. La ironía es que él había visto la misma actitud, sólo que a la inversa. Para los economistas, las otras ciencias sociales son blandas, indisciplinadas, ampulosas, no lo bastante empíricas o (alternativamente) poco versadas en las trampas y obstáculos del análisis empírico. Los economistas saben cómo pensar y obtener resultados, mientras que los demás dan vueltas en círculos.

 La prepotencia de los economistas en relación con las otras ciencias sociales y la desconfianza hacia ellos que manifiestan el resto de los profesores de las otras ramas del saber provoca la dificultad del entendimiento. Por eso resulta positivo abrir puertas y establecer puentes tanto para el diálogo como para el debate cuando se trata de un objeto de estudio común como es la distribución de la renta. Por esto es por lo que también resulta muy positivo que, en el libro coordinado por dos eminentes economistas, como es el caso del propio Rodrik, y Blanchard Combatiendo la desigualdad (Deusto, 2022) hayan participado 25 economistas, pero, además, 3 politólogos y 3 filósofos. En un libro que acaba de aparecer La desigualdad en España (Lengua de trapo, 2024), cuyos editores son Berna León, Javier Carbonell y Javier Soria, prologado por Piketty, podemos encontrar economistas, politólogos, sociólogos, historiadores, y hasta una arquitecta y filóloga. Un libro este de gran interés porque entre otras cosas en España ha habido una cierta carencia en el estudio de la desigualdad, aunque haya habido excepciones.

La desigualdad global es uno de los grandes problemas de la humanidad, junto con la pobreza, el hambre, el cambio climático, la degradación ecológica, y las guerras. Por lo que concierne a la desigualdad han proliferado en los últimos tiempos publicaciones que recogen ponencias presentados en jornadas, semanario, reuniones, y numerosos libros. El último libro que se acaba de publicar en castellano el de Milanovic Miradas sobre la desigualdad. De la revolución francesa al final de la guerra fría (Taurus, 2024), que resulta muy sugerente, pues trata acerca de los pensadores económicos que han realizado aportaciones sobre la desigualdad. De hecho, a mí me sirvió de orientación en la elaboración de la ponencia que presenté en las jornadas del CIS, ya mencionadas, con el título: “Desafíos mundiales en desigualdad en el siglo XXI”. A esta aportación de Milanovic, que es uno de mis autores preferidos, le dedicaré por su relevancia otro artículo.    

No obstante, a pesar de esta proliferación de publicaciones de calidad, la temática acerca de la distribución de la renta sigue bastante ausente en los planes de estudio de las facultades de economía. Hay casos aislados pero no se encuentran en lo que constituye el tronco principal que sustenta la enseñanza de esta especialidad. Un vacío que constituye un grave problema para la formación de los economistas actuales. Esto requiere sin lugar a duda una reflexión en profundidad para renovar los estudios de economía, si se quiere analizar con rigor los problemas principales del mundo actual, y no centrar todo en una formalización que en muchos casos es excesivamente abstracta y alejada de los problemas reales. He tratado este tema en el artículo “El estado de la ciencia económica en tiempos turbulentos” en Encuentros Multidisciplinares nº 73 septiembre-diciembre. 

Close