Escrito por 11:56 am Política

UNAS ELECCIONES TRASCENDENTALES PARA FRANCIA Y LA UNION EUROPEA 

Marine Le Pen

Informe realizado por Ojo Avizor con la colaboración de Eurocofín, empresa mediática  dirigida por Rafael Ordovás 

El resultado de las elecciones francesas y estadounidenses definirá el segundo semestre de 2024 y los años venideros. Las actitudes de Trump hacia las prioridades empresariales y sociales son marcadamente diferentes de las de sus amigos nacionalistas en Europa. En el Reino Unido, el partido que proporcionó el Brexit puede ser barrido del poder en menos de dos semanas y reemplazado por un todopoderoso Nuevo Laborismo. 

Los recortes de tipos están en juego y esto debería respaldar los mercados mundiales de bonos. El crecimiento se moderará en Estados Unidos y mostrará algunos signos modestos de reactivación en Europa. Pero, lamentablemente, la cooperación y la cohesión europeas van a perder impulso, por lo que el regreso de una mayor fragmentación en los mercados de deuda soberana de la eurozona es un riesgo claro. En ese caso, surge una nueva amenaza al crecimiento europeo. 

El primer gran acontecimiento de este cóctel geopolítico y económico son las elecciones legislativas en Francia cuya primera vuelta ha dado la mayoría a la ultraderecha del Reagrupamiento Nacional, liderada por Marine Le Pen cuyo candidato en estas elecciones es el joven Jordan Bardella. Ha obtenido el 33 % de votos, casi el doble de los obtenidos en las pasadas legislativas. En segunda posición ha quedado la coalición de izquierdas Nuevo Frente Popular, con un 27,9%, dos puntos por encima de los que obtuvo en 2022; el  “Ensemble” de Macron (“Juntos por la República”)  se ha quedado con un 20,8 %, cinco puntos menos que las legislativas pasadas. El partido de la derecha tradicional no consiguió más que un 6,5%. Jordan Bardella tiene la posibilidad, según los resultados de la segunda vuelta del próximo domingo de ser elegido por el nuevo parlamento, primer ministro de la nación, iniciando la cohabitación con el presidente Macron, quien ha hecho un llamamiento a “una gran unión claramente demócrata y republicana” frente a la ultraderecha. 

La edad de jubilación, la inmigración y los impuestos

El debate entre los tres principales partidos políticos, tres días antes de la primera ronda de elecciones legislativas del pasado 30 de julio fue integrado porGabriel Attal, primer ministro y representante de Renacimiento, el partido de centro; Jordan Bardella, del Reagrupamiento Nacional (AN) y Manuel Bompard, de la alianza de izquierdas Nuevo Frente Popular (NFP).

Entre los temas del debate destacaron la edad de jubilación, la inmigración y los impuestos. 

Attal Bardella se comprometieron a no subir los impuestos, mientras que Bompard dijo que se aumentarían los gravámenes para las personas que ganan más de 4.000 euros al mes. Un motivo de disputa fue el controvertido aumento que implementó Macron en la edad de jubilación –de 62 a 64 años–. Attal defendió la decisión, mientras que Bompard prometió revocarla y Bardella la modificará a 62 años. 

El ruido político únicamente está afectando a los mercados europeos, aunque la reducción en la retórica de Agrupación Nacional ha tranquilizado a los mercados.  

En estas elecciones se elige la composición de la Asamblea, los diputados de 577 circunscripciones. Las elecciones legislativas forjan las mayorías que luego se encargan de votar, modificar o validar las reformas que propone el presidente de la República. Las elecciones a la Asamblea Nacional deciden el rumbo del país a través de leyes, que la Asamblea vota y el primer ministro ejecuta. Esto significa que esta cita electoral que ha tenido una fuerte movilización es de suma importancia. Para Francia y para Europa. 

Una posible cohabitación

Puede suceder la cohabitación, que la Asamblea resulte de distinto signo al del presidente, una situación que complicaría el mandato de Macron. No sería la primera vez que un mandatario se enfrenta a esta «cohabitación» en el seno del gobierno francés. Una situación que se ha vivido en tres ocasiones en el último siglo. 

En las elecciones legislativas los franceses votan un diputado en cada una de las 577 circunscripciones. En realidad es como si fueran 577 mini elecciones. Si ningún candidato obtiene la mayoría (necesita el 50% de apoyos y no suele ocurrir) pasan a la segunda vuelta aquellos que hayan conseguido al menos el 12,5% de los sufragios. 

En las circunscripciones más fragmentadas esto significa que a la segunda vuelta del próximo domingo pueden pasar hasta tres o cuatro candidatos, lo que se denominan elecciones triangulares o cuadrangulares. 

El líder del partido político que gana las elecciones legislativas tiene la prerrogativa de convertirse en primer ministro. Es nombrado por el presidente de la República y aprobado por la Asamblea Nacional. 

Si ninguno de los bloques políticos logra una mayoría absoluta en la Asamblea Nacional y se produce un bloqueo, no tendría sentido una remodelación del Ejecutivo, puesto que eso no desatascaría la situación, y el jefe del Estado no puede disolver de nuevo la cámara de diputados hasta un año después, es decir, hasta junio de 2025. 

LOS GRUPOS EN PUGNA

Reagrupamiento Nacional, formación de extrema derecha, liderada por Marine Le Pen. En las dos últimas elecciones rivalizó con Macron en segunda vuelta. El presidente de esta formación es Jordan Bardella

  • Nuevo Frente Popular, es la coalición que engloba a la izquierda y extrema izquierda, cuyo candidato para este año es Jean-Luc Mélenchonsu. Estos van a ser sus cuartos comicios legislativos (2012, 2017, 2022). Forman parte de este bloque el partido Francia Insumisa de François Ruffin y el Partido Socialista de Raphaël Glucksmann
  • Juntos por la República, aglutina al partido Renacimiento de Macron, la formación Movimiento Demócrata (MoDem), de centroderecha y al partido Horizontes. El primer ministro francés, Gabriel Attal, es cabeza de cartel para estos comicios legislativos. 

Los Republicanos (LR), la derecha tradicional que ha gobernado Francia durante muchos años, con distintas siglas, como UMP o RPR, donde militaron Jacques Chirac y Nicolas Sarkozy, se ha hundido por una división interna que culminó con la expulsión de su presidente Eric Ciotti que propugnó una alianza con la formación de Marine Le Pen. 

Close