Escrito por 5:49 pm Las dos caras de...

Las dos caras de… Guillermo del Valle

Por Jano Luna

10 de enero 2024

¿Quién es Guillermo del Valle? Si acudes al oráculo Wikipedia, encontrarás el perfil de un exfutbolista peruano con 79 años. Fallo evidente. Guillermo del Valle Alcalá, madrileño de 34 años, acaba de fundar un nuevo partido, Izquierda Española que se suma al supuesto fin del bipartidismo. Su ausencia de la enciclopedia virtual no tardará en resolverse, a tenor de las muy intensas y extensas apariciones, desde finales de 2023, en medios y redes sociales —sabido es que se retroalimentan—, más propias de una figura pública consolidada. De momento se mantiene en Linkedin, plataforma laboral de gente en busca de empleo, donde aprovecha para desgranar su ideario político y ofertar su curriculum.

Mediante esta página y otras referencias, sabemos que Del Valle es abogado independiente, especializado en civil, laboral y penal —es decir, en casi todo—. Ejerce el turno de oficio y asesora gratis a asociaciones de barrio, datos que confieren modestia a su estatus social. Tiene labia suficiente para copar los 26 minutos de la entrevista en Onda Cero que le concedió el 3 de enero Carlos Alsina, tercero en el ranking de audiencia radiofónica tras Àngels Barceló y Carlos Herrera.

Alsina sorteó con habilidad el único escollo en su programa: explicar por qué había invitado al todavía nada famoso líder de Izquierda Española, a un espacio donde han desfilado estrellas como Sánchez, Feijoo y Díaz Ayuso… con la notable ausencia de Abascal. El entrevistado se presentó a sí mismo sin autobombo, para pronunciar enseguida un largo discurso que el entrevistador escuchó con media sonrisa, sin dispararle preguntas incómodas. Los oyentes supieron entonces que Del Valle había militado en Unión Progreso y Democracia, el primer partido que pretendió quebrar la hegemonía de PP y PSOE, con resultados tan lamentables que llevaron a su desaparición. Ocupó un cargo directivo en plena desbandada de mandos y militantes.

Para acceder a periódicos, emisoras de radio, cadenas de televisión, nada mejor que publicar un ensayo regeneracionista en plena gresca entre el gobierno bipartito de Pedro Sánchez y la oposición dual de Alberto Núñez Feijoo. La portada muestra una rosa blanca —¿desteñida?— sobre fondo rojo, que alguien ha tirado al suelo. Se titula ‘La izquierda traicionada’ y lo ha editado Península, del Grupo Planeta, también dueño de Atresmedia —Antena 3, La Sexta, Onda Cero—. Un imperio de comunicación con suficiente influencia para aupar a un político poco conocido. No obstante, Del Valle afirma que su proyecto no tiene patrocinadores, y pretende atraer a las nutridas filas de descontentos que desertan del centro y de la izquierda.

Si alguien sospecha que el libro pudiera mecerse en la ola del antisanchismo, que cante bingo. No es casual que el prólogo lo haya escrito Juan Francisco Martín Seco, 80 años, ex alto cargo con Felipe González, asesor económico de Julio Anguita y dimitido como militante socialista en 1999. Hace tiempo aseveró, «Sánchez es todo lo contrario a la ideología de izquierdas».

Felix Ovejero se encarga del epílogo. Este fundador de Ciudadanos —otra formación con triste recorrido—ha sido inmisericorde con el actual presidente, «el gobierno de España se está decidiendo con delincuentes que quieren destruir el Estado». Martín Seco y Ovejero apoyan a la asociación política ‘El Jacobino’, germen de Izquierda Española, desde cuya web su dueño, Guillermo del Valle arremete contra la ‘izquierda reaccionaria’, al igual que aprovecha sus trabajos como colaborador periodístico y tertuliano para pedir que no se hagan concesiones a los nacionalismos y que el estado central recupere competencias autonómicas en ámbitos como educación, sanidad, seguridad, justicia, fiscalidad y medio ambiente. Retorno al centralismo, rechazo al federalismo.

Dada su misma edad que la del flamante primer ministro francés, Gabriel Attal, y dado el mutuo espíritu jacobino, cedamos a la tentación de las comparaciones injustas. Trayectorias inversas. Attal pasó del socialismo al centro político de Emmanuel Macron con pretensiones equidistantes. Del Valle ha transitado desde el liberalismo económico a la socialdemocracia, o gestión capitalista con rostro humano. Mientras el galo ostenta un historial espectacular, con una secretaría de Estado y dos ministerios, el madrileño aspira a obtener un puesto de eurodiputado, el 9 de junio, para preparar el salto al Congreso. 

Gabriel se declara homosexual sin complejos, con pareja de parlamentario europeo.  Guillermo defiende el respeto a las minorías, pero ataca a Unidas Podemos —sin nombrarla—, por la «visión posmoderna que ha causado estragos con leyes desacertadas». Nunca alude a su situación sentimental; cabe imaginar que se ceñirá a los cánones tradicionales.

Los ‘progres’ han recibido el invento entre la indiferencia y el cachondeo. Leo en un titular, «La izquierda exquisita»; entradilla, «aún con bastante base de razón, no le auguro futuro a Izquierda Española, un partido de intelectuales y cabreados». Para un colaborador de El País, IE es «la izquierda pagafantas», y «la prensa de derechas saluda con buenas palabras y muestras de alegría el nuevo partido no nacionalista impulsado por el abogado Guillermo del Valle».

 En X/Twitter: «Izquierda Española es de izquierdas y en las droguerías venden droga».

Close